Condenado a 8 años de cárcel un hombre por agredir sexualmente a sus dos inquilinas en Tomelloso

Julia Yébenes Ciudad Real
Sala de vistas de la Audiencia Provincial / Carlos Díaz

Sala de vistas de la Audiencia Provincial / Carlos Díaz

M.A.M.P., un hombre de 48 años de origen boliviano, ha sido condenado por la Sección Primera de la Audiencia provincial de Ciudad Real a ocho años de cárcel por sendos delitos de agresión sexual contra dos mujeres de origen musulmán en situación irregular en España a las que alquiló habitanciones en su casa entre 2018 y 2021.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso este digital, el procesado, cometió diversos actos de abusos casi diariamente y en distintas circunstancias contra ambas víctimas, especialmente contra F.L., con la que “estaba especialmente atraído”, y a la que atacó sexualmente varios días a finales de 2020 y principios de 2021.

El acusado recibía un pago de 100 euros de cada mujer en concepto de alquiler en una casa que no ha quedado acreditado que fuera de su propiedad, y las tenía atemorizadas por la posibilidad que tenía de presentar denuncia contra ellas por su situación de irregularidad legal. Es la estrategia que utilizaba para realizar los tocamientos, especialmente cuando bebía. Precisamente, la embriaguez ha servido como atenuante para valorar la condena, pero no como causa de las agresiones sexuales.

Las víctimas aguantaron varios años las humillaciones y abusos, hasta abril de 2021, cuando se produjo uno de los ataques más graves, en el que utilizó la violencia para tirar la puerta con cerrojo de la habitación de F. L., y ambas mujeres decidieron denunciar. La principal víctima sufrió varias lesiones físicas y ansiedad.

La Sala ha considerado probados estos hechos de manera “plena y absoluta”, con una declaración inculpatoria “plenamente creíble” de F.E.B., al haber mantenido en el juicio “un relato coherente y congruente con relatos anteriores”.

Por ello, el tribunal descarta “motivos espurios o de resentimiento que apunten a alguna consciente fabulación de la mujer”, al igual que la principal víctima, F. L., “sometida a los continuos acosos del acusado con mantener relaciones sexuales con ella”,  incluso con la intención de que “fuese su novia”.

F.L. multiplicó su sufrimiento durante un largo periodo de tiempo, según la resolución, “por el miedo a que la expulsaran” de España.

Respecto a posibles contradicciones en unos hechos “de semejante gravedad y trascendencia”, la Sala lo achaca a incomprensiones porque no entendía bien el idioma, y por ello, argumenta, “no resta credibilidad a la víctima”, dado que fue “tajante” porque “se sentía asustada y perseguida por el acusado”.

Tampoco ha tenido en cuenta el perdón de las víctimas al ya condenado como dictado moral de su religión.

Por ello, el tribunal ha condenado a M.A.M.P. como responsable de dos delitos continuados de agresión sexual a cuatr oaños por cada uno, además de libertad vigilada por un periodo de cuatro años para cada una, y la prohibición de aproximarse a menos de 200 metros de la víctima y así como comunicarse con la misma por cualquier medio por un periodo de otros cuatros años.

En concepto de responsabilidad civil, deberá indemnizar a F.E.B. con 10.000 euros por los daños morales padecidos y a F,.L. con 15.000 euros .

También lo han condenado a pagar las costas del juicio, celebrado a principios de este mes de septiembre.

Pedían hasta 14 años

Por estos hechos, la Fiscalía pedía, 11 años y seis meses de prisión, dos años y un día por un delito continuado de abuso sexual respecto a F.E.B., y nueve años y seis de prisión por un delito de agresión sexual, en concurso con un delito leve de lesiones, contra F.L., además de la prohibición de comunicación directa o indirectamente con la víctimas hasta en 15 años con posterioridad al cumplimiento de la pena de prisión, además de la obligación de someterse a programas formativos de educación sexual.

Solicitaba, igualmente, una indemnización a F.E.B. de 10.000 euros por los daños morales y de 15.000 para F. L. 15.000 euros.

Por su parte, la acusación particular solicitó la pena de 8 años y 6 meses de prisión por los abusos a F.E.B. y 14 años para el delito contra F.L., además prohibición de acercamiento a las víctimas, la obligación de someterse a programas formativos de educación sexual, y la expulsión del territorio nacional una vez cumplidas tres cuartas partes de la condena, con la prohibición de regreso a España durante 10 años. Como responsabilidad civil, pedían 15.000 euros para indemnizar a F.E.B. y 25.000 para  F.L.