Cover up de un tatuaje: la última oportunidad

Mercedes Camacho Ciudad Real
Tatuajes: Arte único y vivo

Tatuajes: Arte único y vivo

Ejemplos de cover up de tatuajes que Karlos Sarriá ha hecho en Tatto Bloodink / Elena Rosa

Cuando un tatuaje ha dejado de gustarte, no quedó como esperabas o el nombre que escribiste desapareció de tu vida, un profesional puede solucionarlo con los 'cover up'

Hay dos aspectos fundamentales a la hora de hacerse un tatuaje: escoger un buen profesional para que no ocurra lo que en el anuncio de una conocida cadena de hamburgueserías y acabes con un gatito mal dibujado y seleccionar el dibujo del que realmente no te canses o con el que te identifiques.

Pero a veces puede ocurrir que no se cumpla uno de los criterios o incluso los dos, ante lo que no quedan más que dos soluciones: la eliminación del tatuaje mediante láser o, para aquellos a los que realmente les gustan los tatuajes y lo que quieren es un cambio, los denominados ‘cover up’.

Micropigmentación

Karlos reconoce que en el tiempo que lleva como tatuador ha hecho bastantes, la mayoría de ellos “sobre un tatuaje de hadas hechas con micropigmentación en salones de belleza” y otros muchos de nombres de ex parejas.

“Siempre que viene una pareja a mi estudio a tatuarse el nombre del otro les aconsejo que no lo hagan porque en el 100% de los casos vuelven con el tiempo para que se los tape”, bromea este profesional del tatuaje.

No obstante, reconoce que no todos los cover up quedan perfectos ya que, depende del relieve que tuviera el original por la cantidad de tinta que le hubieran metido “se puede notar debajo del nuevo ligeramente”.