Cristina Almodóvar se reivindica como víctima por el “calvario” que está viviendo

La exvocal de la Comisión Permanente de la Asociación de Cofradías expone su versión a través de su abogado, Eloy Sáez, que dice que están pensando si apelar la sentencia

J.  Y.
Ciudad Real

La exvocal de la Comisión Permanente de la Asociación de Cofradías de Semana Santa de Ciudad Real, Cristina Almodóvar, ha reaccionado por primera vez de manera mediática a través de su abogado, Eloy Sáez, para puntualizar que es ella la principal víctima de los hechos por los que ha sido condenada a tres meses de cárcel, dado que el otro acusado, Sandalio León, expresidente de dicha entidad cofrade, con una pena de seis meses, ya fue condenado de manera firme hace un año a otros seis meses de prisión por quebrantar la medida cautelar de alejamiento hacia la mujer.

En palabras de su abogado, Almodóvar y toda su familia “están sufriendo un calvario”, aunque “nunca se han expuesto ni pronunciado ante los medios de comunicación”, ni han facilitado fotografías “que pudieran herir la sensibilidad social”.

Almodóvar, que en todo el proceso desde que se conocieron los hechos y la relación sentimental que mantuvo con León “ha optado por preservar su privacidad, con silencio y respeto”, se describe como una víctima de violencia de género, por lo que, según Sáez, todavía recibe tratamiento psicológico en el Centro de la mujer de Ciudad Real y por parte de otros especialistas.

Una día después de que los medios se hayan hecho eco de la sentencia que ha condenado a ambos por una discusión acaecida en la verbena de las fiestas de Santiago Apóstol, el 26 de julio de 2014, Almodóvar se arrepiente de “no haber denunciado el caso de violencia de género” del que dice haber sido víctima, y aconseja a otras mujeres “que no cometan el error de no hacerlo por miedo o temor”, porque estas cuestiones tienen que denunciarse en su momento”.

Por ello, lamenta no haber podido acreditar en el juicio celebrado el pasado noviembre en el Juzgado de lo Penal número 3, la legítima defensa “de la víctima ante su agresor”, para lo que hubieran sido precisas “pruebas más consistentes”.

Según Sáez, su patrocinada agradece “todo el apoyo que ha recibido a lo largo del proceso, tanto de personas conocidas, como de no conocidas”, aunque rechaza la revelación de su identidad en las últimas horas en las redes sociales “donde se han publicado comentarios y documentos sobre ella”.

De esta manera, el letrado advierte de que en base “a su derecho a la intimidad y a su propia imagen, si no cesa esta actitud, se reserva todas las acciones legales que la amparan contra los autores de dichas publicaciones”.

Posible apelación

Sobre si va a recurrir la sentencia, Sáez dice que “estamos pensando si presentaremos apelación”, a la vez que apunta que “no se puede equiparar una pena con otra porque no se haya demostrado que ella sólo se defendió y que fue arrastrada por un coche”.

Precisamente, apunta a algunos párrafos de la resolución que describen que “a sabiendas de que la acusada estaba con los brazos por dentro del vehículo, intentó al menos en dos ocasiones pillárselos con la ventanilla, pues desconocía que el vehículo dispusiera de sistema antipinzamiento, siendo consciente de que los brazos podían quedar atrapados con la ventanilla y aún así, procedió a emprender la marcha con el vehículo provocando que la acusada saliera despedida y se causara lesiones con la caída”.

De hecho, el abogado recuerda que “mi defendida fue inmediatamente atendida por un transeúnte y testigo de los hechos”, una actuación “por la que no se cumple el requisito del desamparo” en el delito de omisión del deber de socorro de que acusaba Sáez a León.

“Se marchó del lugar sin saber el estado de su ex pareja, por miedo a que le reconocieran”, precisa el abogado y agrega que “durante toda la instrucción del procedimiento negó la relación sentimental”, mientras que ahora ha quedado totalmente acreditada, según dictamina la magistrada”.

Contar la verdad

Eloy Sáez respalda la posición de Almodóvar “que siempre ha mantenido la misma versión en este desagradable capítulo”, y que ahora, tras el juicio, “quiere cerrar”.

Destaca que su representada “en todo momento haya confiado en la justicia”, por lo que “no se mostró conforme con las diversas propuestas de la Fiscalía para reconocer los hechos de los que se le acusaban”, ya que “solo quería que se escuchara la verdad para poder demostrar lo que el otro acusado estaba negando”.

Del mismo modo, Almodóvar lamenta que el proceso se haya dilatado tanto por unos hechos ocurridos hace año y medio, tiempo en que el León fue declarado responsable de un delito de quebrantamiento del alejamiento en una sentencia en primera instancia del 31 octubre de 2014, que fue recurrida y respaldada en otra resolución de la Sección Segunda de la Audiencia provincial el 19 de febrero de 2015.

En esa ocasión, el acusado persiguió y grabó desde su coche a Almodóvar cuando ésta paseaba por la Avenida de los Descubrimientos con una amiga.