CSIF aspira a revalidar mayorías en las elecciones sindicales de justicia en Ciudad Real del día 19

B.R./Lanza Ciudad Real
Protesta de funcionarios de justicia en los juzgados de la capital en una imagen de archivo / J.Jurado

Protesta de funcionarios de justicia en los juzgados de la capital en una imagen de archivo / J.Jurado

1.159 empleados de la administración del Estado y la Justicia en la provincia votarán para renovar los cargos de sus delegados sindicales

1.159 empleados de la Administración General del Estado y Administración de Justicia, tanto de personal funcionario, como de personal laboral en Ciudad Real, están llamado a votar el próximo martes 19 de junio en las elecciones sindicales convocadas para elegir delegados en los órganos de representación, junta de personal, con 915 electores, y comité de empresa, con 244 electores.

En un comunicado el sindicato CSIF, que no preside la junta de personal pero apoya a la presidenta Carmen Romero del Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia, hace un llamamiento a la participación en estas elecciones.

“Se ha ido superando la etapa de grandes recortes, tanto en derechos económicos como en condiciones laborales y pese a las dificultades se han conseguido mejoras”. Entre esos logros el sindicato menciona  la eliminación de los descuentos en situación de baja laboral y la restauración de los días de asuntos propios, la recuperación de la paga extra de diciembre de 2012.

En cuanto a las subidas se refieren al aumento de retribuciones y al incremento de las ofertas de empleo público que han terminado con la nefasta tasa de reposición cero y cuyos resultados aún estamos padeciendo.

Demandas y trabajo

Para este nuevo periodo que se abre, CSIF plantea la recuperación de la estructura retributiva anterior a 2010, el abono del 5% de bajada salarial de ese año; la implantación de la jornada semanal de 35 horas, ya firmada en el acuerdo de 8 de marzo de 2018 y la actualización de las relaciones de puestos de trabajo.

También peleará por procesos selectivos mucho más ágiles para cubrir las vacantes, implementación de la bolsa de horas para favorecer la conciliación, negociación pendiente sobre formación, administración digital y jubilación parcial, así como el desarrollo de la carrera profesional, con reducción de altos cargos y nombramientos a dedo. “Y por supuesto la irrenunciable demanda de equiparación salarial con las comunidades autónomas”.