Asaja, contraria al uso de los pozos de emergencia para encharcar las Tablas

Lanza Ciudad Real
Las Tablas de Daimiel / Archivo

Las Tablas de Daimiel / Archivo

La organización agraria insiste en que lo mejor hubiera sido un trasvase de agua desde la cabecera del Tajo, que el Ministerio para la Transición Ecológica considera "inviable"

La organización agraria Asaja se queja en un comunicado de la decisión de la Confederación Hidrográfica del Guadiana de encharcar el parque nacional de las Tablas de Daimiel utilizando agua de los pozos de emergencia de agua subterránea que se acondicionaron en 2009, tras el incendio de turberas.

La organización, que sigue pidiendo un trasvase que el Ministerio para la Transición Ecológica consideró en febrero inviable (no hay agua en el Cigüela y no se puede utilizar la Tubería de la Llanura Manchega), mantiene que “las infraestructuras para llevar a cabo ese trasvase existen, y se encuentran en buen estado operativo, además de disponer en cabecera de recursos hídricos suficientes para derivar unos 20 hm3 de agua a las Tablas”.

Lo menos aconsejable

Para la organización agraria, que se ha negado a los recortes en el riego con agua subterráneas en esta campaña, el encharcamiento de las Tablas por pozos de emergencia es la alternativa menos aconsejable. De hecho, la normativa aplicable dispone que sería una opción “b” con respecto a la “a”, que es el trasvase, informan en un comunicado.

La peor fecha para hacerlo

Asaja sostiene que la fecha para la puesta en marcha de esta medida no es la más aconsejable, “puesto que el encharcamiento máximo previsto se producirá en los meses de primavera-verano, fechas en las cuales la evapotranspiración será máxima”.

También consideran que la utilización del recurso subterráneo para los fines perseguidos propiciará una depresión del nivel freático en el entorno de estos pozos de emergencia, lo que es difícilmente justificable.

Hacen hincapié que el entorno del parque nacional de las Tablas de Daimiel se caracteriza por disponer de aguas con salinidades diferentes, según su origen natural, “por lo que el aporte de recursos exclusivos del acuífero provocará una modificación notable de la química del agua de la zona encharcada”.