Cerca de medio millar de personas corean a Sons of Aguirre en el XIII Brujas Festival

Lanza Daimiel
La decimotercera edición del festival organizado por la asociación Brujas Sound congregó a artistas de varios puntos de la geografía española /Lanza

La decimotercera edición del festival organizado por la asociación Brujas Sound congregó a artistas de varios puntos de la geografía española /Lanza

La decimotercera edición del festival organizado por la asociación Brujas Sound congregó a artistas de varios puntos de la geografía española, con estilos que iban desde el hardcore hasta el punk rock, pasando por el rap, el blues rock o el metal

Eran las 21:00 horas, y puntuales como siempre, los chicos de la organización se encontraban ya posicionados en la entrada del Auditorio Municipal, a la espera de la llegada de público. A un ritmo lento pero constante, los primeros asistentes al Brujas Festival comenzaban a ocupar el patio central del recinto, llamando la atención de todos la monumentalidad del escenario que este año protagonizará los conciertos del auditorio.

Pasada la primera hora de recepción de público, cerca de las 22:00 horas, comenzaban a sonar los primeros golpes de batería de Vallbona and the Blues Liars, encargados de abrir el festival. El grupo local, con un estilo muy personal que su vocalista y guitarra, Miguel Ángel Ruíz, definió dentro del blues rock, ofreció un repertorio inédito, en el que la formación está trabajando actualmente para grabarlo y publicarlo en fechas próximas.

Tras la banda daimieleña, tocaba el turno de la formación íntegramente femenina, Bones of Minerva. La agrupación llegada desde la Sierra de Madrid, con tan sólo 5 años en el panorama musical, sorprendió al público cada vez más numeroso con un estilo metalero muy particular, que arrancó la petición de un bis de los asistentes. La guitarrista, Ruth O’Leary y la bajista Cholé Gautier, reconocieron estar muy satisfechas con el feedback entre grupo y público, y reconocieron que aunque son conscientes de que luchan en un ambiente principalmente dominado por hombres, hasta la fecha no han tenido problemas por ser un grupo 100% femenino. Gautier afirmó que “hemos tenido la suerte de que siempre nos han juzgado por nuestra música, y no por nuestro sexo”.

Evil Impulse

Llegaba el turno de regresar a territorio manchego, más concretamente a Ciudad Real, de la mano de los chicos de Evil Impulse. Con una trayectoria que les precede, en la que han pasado por escenario de festivales muy importantes a nivel nacional, como el Resurrection Fest o el Leyendas del Rock, el quinteto culipardo calentó a un público que ya se había entregado a la música con su Groove thrash metal. Con un set list en el que desgajaron gran parte de su discografía, compuesta por un total de 3 álbumes, la banda se mostró muy complacida con la respuesta obtenida. Con su último trabajo, “The unbroken ritual” recientemente publicado, el grupo ha estado inmerso en una gira que los ha llevado por toda España, teniendo su próxima parada en Puertollano y Murcia.

De nuevo, y con un salto en la geografía española, los incombustibles Meltdwon inundaban el escenario con sus características camisetas blancas, para ofrecer un espectáculo de hardcore metal con el que hicieron saltar y vibrar a los asistentes. La formación guipuzcoana, formada por cinco jóvenes amigos, no pasaron inadvertidos y ofrecieron cerca de 45 minutos de concierto en el que pudieron escucharse temas de su último trabajo, “From this day to the grave”, así como de “I refuse to die here” o su primer álbum homónimo, “Meltdown”. Muy contentos con su espectáculo, el batería del grupo, Bittor Herrero, no pudo dejar pasar la oportunidad de dar las gracias a la organización por crear un festival de esas magnitudes, pero sobre todo “por seguir apostando por la música y los grupos emergentes”.

Pasadas las 2:00 de la madrugada llegaba el turno al plato fuerte de la noche. Sons of Aguirre /Lanza

Pasadas las 2:00 de la madrugada llegaba el turno al plato fuerte de la noche. Sons of Aguirre /Lanza

Pasadas las 2:00 de la madrugada llegaba el turno al plato fuerte de la noche. Sons of Aguirre, acompañados de Scila, invadían el escenario para hacer un recorrido satírico por la política española y la situación del país. Con su peculiar estilo de rap metal político, la formación liderada por WillyLET (David) y MC Endesa (Víctor), nació con la intención de parodiar y hacer crítica social del panorama político español en 2015, tal y como explicó éste último. Dos años después, y con la adhesión de Scila, la banda se ha consolidado con su último trabajo editado, “Azul/Rojo”, en la que han dado una vuelta de tuerca a un estilo un poco más serio, pero sin dejar atrás la esencia inicial.

Más de una hora de espectáculo en la que el público se entregó y coreó los temas de la banda, la cual mostró una gran retroalimentación con las personas que se agolpaban frente a la valla del recinto. Con temas muy conocidos como “Resplandeciente y magenta”, “Vete a Cuba”, “Velociraptor vegano” o “Cristales rojos”, se metieron en el bolsillo a la gente.

Cerraban la noche los chicos de Bad Mongos con su punk rock llegado directo desde la Costa Brava. Siendo la banda con más años de experiencia desde 1998, el cuarteto mostró los temas de sus tres álbumes editados, siendo el broche final a más de 6 horas de festival, música y espectáculo, en el que cerca de medio millar de personas disfrutaron un año más de una propuesta ambiciosa que año tras año, intenta superarse y avanzar.