Daimiel tendrá sólo una romería en torno a su Patrona

Lanza Daimiel
Sesión extraordinaria del Cabildo

Sesión extraordinaria del Cabildo

La Hermandad de Nuestra Señora Virgen de las Cruces se reunió en la tarde del sábado en un Cabildo Extraordinario con dos objetivos fundamentales. Entre las cuestiones que se llevaron a votación por los hermanos se encontraban las obras y arreglos del Santuario, y decidir “si la Virgen ha de permanecer más tiempo en el pueblo”, según informaba su presidente. En la sesión se decidió que la imagen de la Patrona de Daimiel se quede todo el verano en el municipio.

La sesión extraordinaria del Cabildo de la Hermandad Nuestra Señora Virgen de las Cruces se celebró este sábado por la tarde en el Centro Pastoral “Josefinas” con el objetivo de que hermanos decidiesen dos cuestiones principales con cambios importantes en torno al Santuario y a la propia Patrona de Daimiel que se instaurarán a partir de 2019. Según informó el presidente de la Hermandad, Paulino García de la Camacha, tras dos años se ha tomado una resolución “positiva” al respecto.

En primer orden se llevó a cabo la propuesta de las obras del Santuario de la Virgen de las Cruces. Entre estas medidas, Paulino propuso los arreglos definitivos del patio, junto a la restauración del suelo, que actualmente “está resquebrajado y parcheado” y poder facilitar de esta forma el tránsito a todos los visitantes. Así mismo, la incorporación de unos canalones en los tejados del Santuario para recoger las aguas y que no caigan directamente al patio. El boceto presentado, presupuestado en cerca de 60.000 euros, tenía el visto bueno del Obispado, Ayuntamiento y parroquias de Daimiel, además de los asistentes a los que se dio cuenta del procedimiento, como quedó expuesto durante la reunión.

Por otro lado, se propuso por parte de la Junta la modificación de las normas en cuanto a los traslados y estancias de la Virgen de las Cruces. Fue el punto que atrajo la atención de los hermanos y vecinos que asistieron a esta sesión extraordinaria, ya que se decidía la permanencia o no de la Patrona de Daimiel durante los meses de verano en las iglesias. Finalmente se acordó que la Virgen llegue al casco urbano (a las dos parroquias principales, San Pedro Apóstol y Santa María La Mayor) en el primer domingo de mayo, o el último de abril, hasta el segundo domingo de septiembre.

Votaciones favorables en ambos casos, en las que el 95 por ciento se mostró a favor del arreglo del patio, y el 75 por ciento de los hermanos optaron por la modificación del calendario. Ambas propuestas salieron adelante, y se comenzarán a llevar a cabo a partir del próximo año.