El comité de Vestas denuncia despidos y critica la política de personal de la empresa

Lanza Daimiel
Factoría de Vestas en Daimiel / Lanza

Factoría de Vestas en Daimiel / Lanza

El comité de empresa critica que la empresa anuncie el ingreso en plantilla de personal temporal y deja a otros en la calle por lo que se genera gran inestabilidad

El comité de empresa de la planta daimieleña de la multinacional Vestas Manufacturing Spain, integrado por CSIF, CCOO, UGT, CGT y USO, denuncian en un comunicado “los diferentes atropellos que los responsables de esta planta comenten a diario en contra de sus trabajadores, fijos o ETTs en contraposición con lo anunciado el pasado mes por la empresa, sobre la conversión de contratos temporales a fijos, algo que lleva reclamando este comité desde hace años”. 

De su lado, fuentes de la empresa explican a este digital que la fábrica de Vestas en Daimiel ha aumentado su plantilla en junio con la contratación de 50 empleados fijos, superando los 1.000 trabajadores”.

Para el empresa, el despido de dos empleados realizado esta semana en ningún caso responde a un cambio de tendencia en los planes de contratación de la fábrica. En este sentido, aclaran desde la empresa, que el inicio de una nueva línea de producción de segmentos para palas eólicas va contribuir a aumentar aún más el empleo en la fábrica en los próximos meses.”

De su lado el comité de empresa explica que lo que está haciendo ésta es “maquillar su habitual  práctica de hacer de empresa a unos, para luego despedir a otros, tratando a los trabajadores como”desechables de usar y tirar”, aseguran en un  comunicado.

Precarizar la vida laboral

En este mismo sentido explican que la empresa ha anunciado el ingreso en plantilla de personal temporal, pero al mismo tiempo dejan a otros en la calle con los denominados contratos basura de corta duración, “precarizando la vida laboral y atentando contra la dignidad de quienes ponen su esfuerzo y conocimiento en favor de los objetivos de la compañía”. La máxima de la empresa ha pasado a ser la producción, aumentando de manera notable la carga de trabajo y las presiones, haciendo valer la política del miedo y la precariedad laboral gracias a las ETT, critican desde el comité de empresa. 

Por lo tanto, este comité está en total desacuerdo y manifiesta su rotundo rechazo por los recientes despidos ocurridos en las últimas semanas, y pide a la dirección que cese en la utilización de esas prácticas, que lo único que hacen es poner más personas en el paro o en situaciones de inseguridad laboral, generando más zozobra en el seno de las familias afectadas.

Solidaridad de Daimiel

Tras estas afirmaciones el comité de empresas de Vesta ha pedido a la plantilla y al pueblo de Daimiel desaprobar estas prácticas y decir basta a este tipo de políticas empresariales que suponen un duro golpe para los sectores más desprotegidos y la clase trabajadora.