La comisión liquidadora de EMUMASA acuerda la enajenación de los activos para hacer frente a la deuda con GICAMAN en Daimiel

Lanzadigital.com Daimiel
Imagen del portavoz municipal, Jesús David Sánchez de Pablo / Lanza

Imagen del portavoz municipal, Jesús David Sánchez de Pablo / Lanza

El Ayuntamiento pone a la venta suelo urbano de uso industrial, totalmente urbanizado, que cuenta con todos los servicios, a un precio unitario de salida de 1.400.000 euros más IVA (13’39 euros el m2). Para ello se ha publicado en el Boletín Oficial de la Provincia el pliego de prescripciones técnicas. La información está disponible en www.daimiel.es con la operación: planos de la ubicación, certificaciones catastrales, notas simples e información urbanística de todas y cada una de las parcelas que conforman esa oferta conjunta de casi 105.000 metros cuadrados. Ahí se puede consultar de forma detallada el pliego de condiciones particulares y características técnicas, así como los datos de contacto

La Comisión Liquidadora de EMUMASA ha acordado la enajenación de sus activos para hacer frente a la deuda con GICAMAN, lo cual facilitaría la liquidación definitiva de la empresa municipal y el “lastre” que supone al Ayuntamiento de Daimiel. Así lo ha comunicado el portavoz municipal, Jesús David Sánchez de Pablo, en rueda de prensa donde ha explicado que se ha llegado a esta decisión debido al rechazo de la administración judicial al concurso de acreedores de EMUMASA y a la imposibilidad de ejecutar su Plan de Liquidación al 100% por el desacuerdo final de la empresa pública GICAMAN a la dación en pago.

Según el también responsable de la cartera municipal de Hacienda, esta negativa de GICAMAN ha provocado que “no podamos realizar actuaciones que son necesarias para nuestro Ayuntamiento, ya que la Subdirección General de Relaciones Financieras con Entidades Locales no nos autoriza a endeudarnos, pese a que nuestro nivel de endeudamiento está por debajo del 110% y una tendencia muy positiva, hasta que no se resuelva la situación de mora en la que está la operación de EMUMASA con GICAMAN”.

En ese relato, el edil consideró que las “alternativas” están “muy limitadas”, por lo que ante ese contexto y la negativa de GICAMAN al Plan de Liquidación de Emumasa, la comisión liquidadora de EMUMASA ha aprobado la enajenación del conjunto de activo de la entidad con el objeto de poder hacer frente a la deuda con la empresa pública regional. Se trata de una oferta “tremendamente competitiva”, como calificó el portavoz municipal donde se pone a la venta suelo urbano de uso industrial, totalmente urbanizado, que cuenta con todos los servicios, con una extensión de casi 105.000 m2 a un precio unitario de salida de 1.400.000 euros más IVA. Eso supone que el metro cuadrado salga a 13’39 euros. Las ofertas pueden presentarse hasta el 1 de enero.

“En los últimos días estamos viendo oferta de suelo industrial de localidades de nuestro entorno, por precios 4 y 5 veces superior, por lo que consideramos que es una buena oportunidad para inversores, en una localidad con importantes empresas instaladas, con una industria auxiliar desarrollada, con un sector logístico pujante y donde se pueden generar importantes sinergias”, subrayó.

El pliego de prescripciones técnicas ha sido publicado en el Boletín Oficial de la Provincia. Toda la información está disponible en www.daimiel.es donde se encuentra el detalle con la operación: planos de la ubicación, certificaciones catastrales, notas simples e información urbanística de todas y cada una de las parcelas que conforman esa oferta conjunta de casi 105.000 m2. Además, se puede consultar de forma precisa el pliego de condiciones particulares y características técnicas, así como los datos de contacto.

Jesús David Sánchez de Pablo explicó que este lote corresponde a una veintena de parcelas del polígono industrial CIDAG y se mostró esperanzado de “encontrar empresas interesadas y que pueda venderse este suelo urbano de uso industrial”. Insistió en que la pretensión del Ayuntamiento es hacer frente a la deuda con GICAMAN y posteriormente liquidar EMUMASA para cerrar la etapa “más negra” de la gestión económica municipal. Una operación que, de alcanzar adjudicatario, tendría el apoyo necesario para proporcionar información ante “potenciales compradores” y emprendedores interesados en asentar sus negocios y proyectos empresariales en Daimiel.