Sierra (PP) consolida su mayoría en Daimiel y pide a la Junta un calendario de pagos para evitar la asfixia económica de los ayuntamientos

Julia Yébenes Ciudad Real
Leopoldo Sierra, alcalde de Daimiel / Lanza

Leopoldo Sierra, alcalde de Daimiel / Lanza

Es la tercera legislatura de Sierra como alcalde y seguirá apostando por un Gobierno “estable, creíble, transparente y honrado”

Leopoldo Sierra es uno de los hombres fuertes del PP en la provincia de Ciudad Real tras haber revalidado la Alcaldía de Daimiel con su tercera mayoría mayoría absoluta, muy por delante del PSOE, que ha sumado un edil más hasta los seis, y de IU, la tercera fuerza que habrá en la nueva Corporación, que conserva uno de los tres sillones de 2015.

Se presentaban seis formaciones, pero el PP ha conseguido una victoria incontestable, con un concejal más -10- y mejores resultados, hasta copar el 52,19% de los sufragios emitidos. Sierra agradece estos datos a los daimieleños “por darme su apoyo” y “por decirnos cómo tenemos que seguir trabajando” para tener un Daimiel “más próspero, con más emprendimiento y con más futuro”.

Es la tercera legislatura de Sierra como alcalde y seguirá apostando por un Gobierno “estable, creíble, transparente y honrado” y por unas líneas de acción que les permitan continuar con la rebaja del déficit, el pago de la deuda y la inversión “en las personas”.

A la cabeza de uno de los grandes ayuntamientos más grandes de la provincia y de la región, el primer edil daimieleño espera que tanto el presidente de la Diputación provincial como el del Gobierno castellano-manchego, encabezados ambos por el PSOE, “gobiernen para todos los ciudadanos y por tanto para los 18.500 habitantes de Daimiel”. Es más, pide al Ejecutivo autonómico el establecimiento de un calendario de pagos para no provocar la asfixia económica en los ayuntamientos  más endeudados como es el caso de Daimiel.

En este sentido, ha lamentado “la herencia socialista, que dejó una deuda en 2011 de 38 millones”, rebajada casi a la mitad, 19,5 millones, en menos de ocho años, con casi  dos millones anuales entre amortización de deuda, préstamos e intereses, “que podríamos haber empleado a planes de empleo e inversiones”.

De esta manera, “hemos reducido el nivel de endeudamiento del 186% al 108%, por debajo del 110% permitido”, ha reseñado.

Dicha situación económica no le ha permitido abordar grandes obras en las últimas dos legislaturas, aunque “hemos atendido a las personas”.

De cara a los próximos cuatro años, desarrollará los retos incluidos en el programa electoral, como habilitar más suelo industrial, impulsar la declaración de Interés Turístico Nacional de la Semana Santa daimieleña, “apoyados por la Junta de Hermandades”, además de adecentar la Casa de Cultura, mejorar en el Teatro Ayala, y atender otras demandas de obra “que vayan surgiendo”.

El Consistorio también promoverá el reconocimiento médico a los niños de las deportivas municipales y la instalación de pistas polideportivas en todos los barrios.