¡Di No a la Trata!, aunque sólo sea por nosotros mismos

Cuando hablamos de la trata, hablamos siempre del tercer negocio más lucrativo del mundo tras el narcotráfico y la venta ilegal de armas. Pero no debemos olvidar que, desde el punto de vista del dolor humano, se encontraría en primer lugar. Y que si hay algo que siempre degrada a toda la humanidad, ha sido, y es, esta esclavitud que se desarrolla a la luz del día.

Por eso todos debemos hacernos la siguiente  pregunta: ¿quien sale más degradado de esta actividad?  ¿Quien merece la cárcel por este tráfico de personas? Es muy sencillo afirmar que los propios traficantes, organizados en mafias a nivel mundial. Sí, es muy sencillo de decir. Lo que ya no lo es tanto es concienciarnos de que los auténticos culpables son quienes pudiendo evitarlo no lo hacen.

Los esclavos de todo tipo, tanto laborales como sexuales, no son algo ajeno, lejano, cosas del “tercer mundo”. O no debería de serlo porque la humanidad la formamos todos.

Anesvad, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la London School of Hygiene & Tropical Medicine (LSHTM) han presentado recientemente el primer estudio en Asia sobre las consecuencias y riesgos de la trata de seres humanos en la salud. Un informe estremecedor por sus datos, por la cantidad de dolor que retrata. Y sólo es una pequeña parte de lo que está pasando en el mundo.

Di no a la trata

También Anesvad ha emprendido una nueva acción bajo el lema ¡Di No a la Trata! Un grito más con la intención de que nos despertemos. Ahora sólo falta que, al menos, tomemos conciencia de lo que está pasando a millones de seres humanos a la vuelta de la esquina.