Educación cierra escuelas rurales pero convierte Pío XII casi en un aula unitaria

Según fuentes del colegio, tendrán que agrupar en un mismo aula a niños de distintos niveles educativos porque no hay profesores suficientes

Mercedes Camacho
Ciudad Real

La presidenta de Castilla-a Mancha, María Dolores de Cospedal, justificó el cierre de diversas escuelas rurales en la región, cinco en la provincia, en el fracaso escolar, dijo, se registra en las aulas unitarias de los pueblos como consecuencia de que varios niños de diferentes etapas educativas compartan clase y afirmó que es mejor que estén con niños de su edad.
Pues ese modelo que rechazó para los pequeños municipios -y que hará que los niños tengan que viajar varios kilómetros para poder ir al colegio- es el que va a implantar en el colegio de Educación Infantil y Primaria Pío XII de la capital, donde el aumento de las ratios y la disminución de profesores, va a provocar que haya más clases que docentes y, por tanto, se junten en una misma aula niños de diferentes cursos.

Así lo explicaron a Lanza fuentes de este colegio público ciudarrealeño, quienes indicaron que, aunque aún nos e ha definido completamente el diseño del próximo curso, la falta de personal hará que los niños de 3, 4 y 5 años (1º, 2º y 3º de Educación Infantil) compartan clase tras la supresión de plazas de dos profesoras de Educación Infantil.

Primaria

Por lo que se refiere a Primaria, las mismas fuentes subrayaron que se supone que continúan funcionando las tres unidades que existían pero sólo disponen de dos profesores, “por lo que el de educación física, música o inglés tendrán que hacerse cargo de la tutoría parcial de algún grupo y, de esta manera, dejar a un lado los trabajos de educación individualizada que prestaban hasta el momento y que, en un centro con las características del nuestro, eran imprescindibles”

Aunque no se han definido las aulas para septiembre, este reparto también provocará que se unan aulas de distinto nivel y, de momento, la opción más factible -aún sin confirmar- es que se unan 1º y 2º de Primaria; 3 y 4º; y 5º y 6º .

“No nos explicamos por qué mantienen este centro cuando hay pocos alumnos. Por la propia idiosincrasia del centro, hasta ahora existía una discriminación positiva, pero con estas nuevas medidas lo que se va a hacer”.

En el centro, para el próximo curso, quedarán dos profesores de Infantil, dos de Primaria, uno de inglés, uno de educación física, y uno de música y otro de religión compartidos con otros centros, además de uno de audición y lenguaje y uno de pedagogía terapéutica itinerantes.

Menos becas de comedor

Otra de las cuestiones que preocupan a los profesionales de estos centros es que con la desaparición de las becas de comedor escolar es probable que se produzca un mayor absentismo entre los alumnos del centro educativo.

“El 100% de los alumnos que hemos tenido este curso tenía beca y, de ellos, el 80% venía a comer y ya de paso aprendían algo en las clases, ya que tenemos un alumnado muy específico en algunos casos. Ahora no sabemos qué harán los padres y cómo podremos convencerlos para que sus hijos vengan a clase”.

Finalmente, recordaron el problema de este año debido al gran número de profesores desplazados que ha generado el Gobierno regional y que motivará, por ejemplo, que una profesora del centro con 55 años y más de 30 de servicio se tenga que ir al destino de la región que le toque pese a tener plaza.