El arte como vía de comunicación ante el mundo

Noemí Velasco Ciudad Real
Artistas del centro ocupacional de Manzanares, participantes en el proyecto ‘Titanes’, con Daniel Muñoz y Spok Brillor / Noemí Velasco

Artistas del centro ocupacional de Manzanares, participantes en el proyecto ‘Titanes’, con Daniel Muñoz y Spok Brillor / Noemí Velasco

Más de 450 personas con discapacidad de centros ocupacionales de toda la provincia participan en el proyecto urbano de la Diputación a través de la asociación Laborvalía. Alfonso Gutiérrez destaca que en 'Titanes' hay "personas pintando con personas", porque "todos tienen talento". El éxito de la iniciativa incluso ha generado interesantes expectativas a nivel laboral

La pintura del artista Okuda San Miguel es muy llamativa, “transmite positivismo” y concede un protagonismo especial a las formas geométricas, un lenguaje que las personas con capacidades diferentes comprenden a la perfección. El gerente de Laborvalía, Alfonso Gutiérrez, asociación que está detrás del proyecto ‘Titanes’ a través del taller Valorarte, habla del matrimonio con “el artista internacional del momento”. Fue a partir de la obra de arte inclusivo realizada en uno de los muros de la piscina de Puertollano y de la recuperación del silo de Almagro cuando contemplaron la posibilidad de crear un proyecto a lo grande, que uniera el trabajo de Okuda y de las personas con discapacidad.

Hasta el momento, 450 han trabajado en los seis silos pintados y el proyecto continúa. En concreto, ‘Titanes’ colabora con centros ocupacionales de Ciudad Real, Villanueva de los Infantes, Valdepeñas, Daimiel, Manzanares, Puertollano, Campo de Criptana, La Solana, Almadén, Malagón, El Robledo, Tomelloso y Herencia, aparte de con las asociaciones Puertas Abiertas de Tomelloso, Apafes de Ciudad Real y Autrade. Colegios, institutos y asociaciones locales también participan en esta “fiesta del arte”.

Sin diferencias con los artistas internacionales, Alfonso Gutiérrez recalca que en ‘Titanes’ hay “personas pintando con personas”, porque “todos tienen talento”. Se trata de poner en valor “la enorme capacidad creativa” de las personas con discapacidad, “de ver y reconocer su trabajo y su esfuerzo”. Los chavales salen de los centros y consiguen reconocimiento por parte de sus vecinos de toda la vida, por lo que para ellos “el resultado es totalmente gratificante”. Además, el gerente de la asociación destaca que las personas con discapacidad tienen otras vías de comunicación y “muchos han encontrado en el arte el cauce para expresar lo que sienten ante el mundo”.

Inserción laboral

Las obras elaboradas por los grupos de Valorarte ya no son pequeñas cosas, sino que ahora llegan a los muros y los edificios de los pueblos. De hecho, dispuestos a ampliar el número de espacios de intervención después de la gran repercusión que ha tenido el proyecto con entradas en Instagram con más de 100.000 compartidos, Alfonso Gutiérrez confiesa que ayuntamientos y empresas se han puesto en contacto con Laborvalía para dejar su “marca artística”. De momento, Valorarte ya tiene “pequeños equipos de titanes que ponen una marca de color en edificios y viviendas”, sin duda, una apuesta que permitirá generar puestos de trabajo a través del arte.