El ayuntamiento de Manzanares intervendrá en la Plaza y en la Fábrica de Harinas

Los presupuestos municipales para el ejercicio 2016 de Manzanares, con el apoyo de otras Administraciones, contemplarán la continuación de las obras de rehabilitación de la Casa Josito, tareas de mejora en la Plaza de la Constitución para mejorar su imagen, la intervención en la cubierta de la Fábrica de Harinas y la finalización de las obras en el Molino Grande, además de la ya anunciada semipeatonalización del casco antiguo, el adecentamiento de zonas verdes y mejoras en parques públicos

N. V.
Manzanares

La concejala de Urbanismo y Obras, Isabel Díaz-Benito, explicó ayer en rueda de prensa las líneas de trabajo del Ayuntamiento tras haber conseguido en los últimos meses la finalización “en tiempo y forma” de las obras del caz del río Azuer y la construcción del Vivero de Empresas.

Con el vaciado del interior de la Casa Josito completo, Isabel Díaz-Benito señaló que las obras incluirán la rehabilitación de toda la fachada, incluido el minarete; y aseguró que “se está haciendo un acopio de todo el material recuperable”, sobre todo de las piezas artísticas. La primera fase de la obra, que comenzó en diciembre, durará “entre cuatro y seis meses”; y la siguiente incluirá la intervención de trabajadores municipales a través de planes de empleo -carpinteros, yeseros-, de manera que la recuperación esté “prácticamente terminada” a finales de año. Eso sí, la puesta en marcha, la adjudicación de un uso al espacio, requerirá más tiempo “dada la complicada coyuntura económica que sufre el Ayuntamiento”. Asimismo, tras la intervención en la cubierta de la casa consistorial con una inversión de 20.000 euros, por los desprendimientos sufridos en la zona de Tesorería en noviembre, el Gobierno también quiere mejorar la “imagen global” de la Plaza de la Constitución y otros edificios significativos, con tareas de pintura en las fachadas.

Con cargo al plan de empleo de la Diputación, la intervención en la cubierta de la Fábrica de Harinas, en unos 700 metros cuadrados, empezará en breve, pues ya está abierto el periodo de licitación de esta obra que llega tras una “exhaustiva limpieza” en el interior y en el exterior del edificio que ha frenado el “deterioro progresivo” del espacio en los últimos dos meses. La obra tiene un presupuesto de casi 100.000 euros y el 75 por ciento lo financiará la Administración provincial.
Aparte, Díaz-Benito expresó que “las instalaciones municipales” sufrían al llegar al Gobierno local un “abandono total”, por lo que en 2015 también hubo “intervenciones de urgencia” en el Centro de Empresas, donde “el muro cortina tenía riesgo”.

Caz del río Azuer

Terminada la recuperación de la derivación del río Azuer, Isabel Díaz-Benito afirmó ayer que la obra “puede contribuir a eliminar parte del exceso de agua”, pero no se atrevió asegurar “que pueda evitar posibles inundaciones en la zona”. “Ha sido un crimen enterrar 2 millones de euros en esta obra, que podían haber ido para evitar el rápido deterioro de la Casa Josito”, destacó la concejala, que también confirmó que la intención de que el caz lleve agua al Molino Grande “nunca va a suceder”. El molino no volverá a moler porque, aunque el agua llega a sus aledaños, lo hace con un desnivel de dos metros. A este respecto, Díaz-Benito destacó que “en 2016 terminarán las obras en el molino”, tras acometer trabajos de electricidad, seguridad y eliminar algunas humedades. La edil señaló que la prioridad fue intervenir en la Casa Josito antes que se derrumbara.