El emblemático mesón El Corregidor de Almagro cierra sus puertas

Martínez Carrión/Lanza

Con una brevísima nota informativa en su página web, el mítico y emblemático mesón-restaurante  El Corregidor de Almagro ha anunciado su cierre con fecha del pasado 2 de junio. Desde ese día, la página web permanece en blanco y fuera de servicio.  Las causas del cierre, no especificadas, son varias, entre ellas la jubilación de uno de los socios y jefe de Cocina, Juan José Garzón, y el descenso del volumen de negocio, motivado, entre otras causas, por la dura crisis económica de los últimos años. Una boda y una comunión fueron los últimos eventos celebrados en El  Corregidor el pasado fin de semana.

El Corregidor, inaugurado en 1986, se había convertido en los últimos años en un referente de primer orden en el sector de la restauración no sólo a nivel local sino regional y nacional. Con una alta calidad de los productos, una gran profesionalidad y un ambiente diverso y acogedor, El Corregidor había sido recomendado por las principales guías gastronómicas y por los más destacados críticos por la buena relación calidad-precio.

Su oferta de cocina tradicional manchega muy elaborada y evolucionada, fue uno de sus grandes atractivos, junto con una de las mejores y variadas bodegas de toda la región.

Ubicado en una casona solariega del siglo XVII, su adaptación ha sido considerada modélica al integrar perfectamente tres ambientes distintos: un mesón típico castellano, un bar de copas y un restaurante, todo ello en torno a un patio central. En su decoración inicial se integraron materiales diversos de época, como columnas, capiteles, zapatas, puertas, ventanas, suelos hidráulicos, rejerías, escudos nobiliarios
El socio superviviente del inicio del negocio, Juan García, ha decidido el cierre del emblemático mesón-restaurante y centrarse en la gerencia del hotel La Casa del Rector, otro establecimiento emblemático, de alta calidad y muy valorado por clientes y críticos.

Con el cierre de El Corregidor, Almagro pierde un referente de alta calidad a nivel del sector hostelero, que mermará, sin duda, la oferta turística de calidad de uno de las ciudades más visitadas de Castilla-La Mancha.