09 diciembre 2023
ACTUALIZADO 21:37
  • Castilla-La Mancha
  • El Campo
  • Toros
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Vídeos
  • Suscríbete a nuestra newsletter

El libro ‘Las Escuelas Normales de Maestros y Maestras de Ciudad Real, 1842-1936’ “salda la deuda” con los docentes que “trabajaron en la provincia”

Facultad de Educacion presentacion del libro de Miguel Lacruz Patricia Galiana
Imagen de las personalidades que han intervenido en la presentación del libro de Miguel Lacruz en la Facultad de Educación en Ciudad Real / Patricia Galiana
Fran Solís / CIUDAD REAL
Escrito por Miguel Lacruz y editado por la Biblioteca de Autores Manchegos, de la Diputación Provincial, este libro pretende "sacar del anonimato a más de 400 profesores y profesoras que estuvieron ejerciendo en Ciudad Real, formando a varias generaciones de maestros y maestras durante casi un siglo", según indica su propio autor. En la presentación de este trabajo, que ha tenido lugar en la Facultad de Educación de Ciudad Real, han intervenido el presidente de la Diputación provincial, José Manuel Caballero; la vicerrectora de Profesorado de la UCLM, Ana Isabel Briones; el secretario académico de la Facultad de Educación de Ciudad Real, Pedro Vicente Salido, y el prologuista del libro, Nemesio de Lara

La Facultad de Educación de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en Ciudad Real ha albergado este jueves la presentación del libro ‘Las Escuelas Normales de Maestros y Maestras de Ciudad Real, 1842-1936’, escrito por Miguel Lacruz y editado por la Biblioteca de Autores Manchegos, de la Diputación Provincial.

El propio autor de la obra ha destacado la importancia que las Escuelas Normales de Maestros tuvieron a mediados del siglo XIX y principios del XX a la hora de formar a profesores, añadiendo que lo que ha querido reflejar con este trabajo ha sido “sacar del anonimato a más de 400 profesores y profesoras que estuvieron ejerciendo en Ciudad Real, formando a varias generaciones de maestros y maestras durante casi un siglo”.

“Los grandes desconocidos de la sociedad”

Desde su punto de vista estos profesionales “son los grandes desconocidos de la sociedad”, destacando que “lo que somos cada uno de los ciudadanos se lo debemos a un maestro o a una maestra que nos hicieron más cultos, más sabios, mejores personas y mejores ciudadanos”.

Facultad de Educacion presentacion del libro de Miguel Lacruz Patricia Galiana4
Miguel Lacruz durante la presentación de su libro / Patricia Galiana

Según Lacruz en su libro ha pretendido “hacer un homenaje” a los profesionales de la Educación que estuvieron en la provincia de Ciudad Real “dando lo mejor de sí”.

También ha recordado que hay ejemplos de profesores importantes que “posteriormente alcanzaron puestos de responsabilidad en la sociedad en todos los sentidos”.

Asimismo ha destacado que los maestros y maestras de la época “prácticamente tuvieron toda la importancia”, señalando que “en 1842, financiadas por la Diputación provincial de Ciudad Real, se pusieron en marcha las Escuelas de Magisterio, siendo la institución provincial la que por aquel entonces financiaba el profesorado, las instalaciones y a todo el personal docente y administrativo. Y como se decía antes la mejor herencia que se le puede dar a un pueblo y a una provincia es la educación, pues con ella serán más grandes, más fructíferos y mejores en todos los ámbitos de la vida”.

Tras un minucioso trabajo de más de cuatro años, y dedicándole 8 horas diarias durante casi 365 días del año, Miguel Lacruz opina que con este trabajo se ha saldado “una deuda que la sociedad tenía con los maestros y maestras que trabajaron en esta provincia. La sociedad le debemos mucho a aquellos hombres y mujeres que pusieron y dieron lo mejor de sí para que nosotros fuéramos también mejores”.

Mayor reconocimiento a los profesores

El autor de la obra opina a su vez que de todos los profesores y profesoras que había en la ciudad por aquel periodo “solamente uno, Ruiz Morote, tiene dedicada una calle en Ciudad Real”. Por este motivo Lacruz va a solicitar a las distintas administraciones que “algún maestro o maestra también sea merecedor de que se le ponga su nombre a alguna calle o alguna plaza en la capital, algo que la ciudadanía agradecería”.

Por su parte el prologuista de la obra, Nemesio de Lara, también ligado al sector educativo, ha indicado que la presentación de un libro siempre supone “un motivo de regocijo” al ser “casi una heroicidad” en una época en la que “se lee poco”, teniendo las estadísticas en la mano.

Para De Lara el trabajo de Miguel Lacruz está “muy dotado de información y conocimiento” y cuyo resultado “ha requerido de mucho estudio”, para el cual su autor “ha empleado un tiempo infinito para beber en fuentes variopintas, insólitas algunas, y que vertidas al completo habrían dado para decenas de ejemplares como éste”.

En su opinión “era necesario escribir un libro de estas características”, el cual ha sido realizado por Miguel Lacruz “un enamorado de la enseñanza, de los enseñantes y que recupera la memoria de tanta gente desconocida que ha pasado por las escuelas Normales y posteriormente por las escuelas de Magisterio y por la Facultad de Educación”.

“Nosotros somos lo que somos gracias a ellos. Y esto lo dice una persona que es maestro de profesión y que hizo su carrera en este mismo edificio, por lo que me hace sentirme totalmente identificado con esta resurrección de gente que era la gran desconocida y que tuvo mucho que ver con nuestra historia”.

Nemesio de Lara también ha recordado la importancia de poner en contexto como durante la época que abarca el libro “los recursos eran limitadísimos y según el gobierno existente en cada momento que el libro analiza y especifica había unos giros bruscos y rotundos de lo que atañe al profesorado y al sistema de enseñanza del momento, por lo que había unas involuciones y una especie de dientes de sierra debido a que cada gobierno, según fuera su color político apoyaba más o menos la educación pública. Pero los profesionales que se formaron en las Escuelas Normales eran capaces de sacar agua de un desierto y de transmitir los valores y la formación adecuada a los alumnos de entonces”.

Facultad de Educacion presentacion del libro de Miguel Lacruz Patricia Galiana1
La presentación del libro de Miguel Lacruz ha despertado una gran expectación / Patricia Galiana

Era “de justicia” escribir el libro

El presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ha afirmado que ha asistido al acto “no solo como presidente de la institución provincial, que ha editado el libro y que está muy ligada a las Escuelas Normales de Ciudad Real”, sino que lo ha hecho también porque “estamos hablando de Educación y de maestros, por lo que asisto como alumno de dos maestros, uno en la política, como es Nemesio de Lara, y otro en la educación, como Miguel Lacruz, que fue mi profesor en el Instituto Politécnico de Ciudad Real”.

Para Caballero es “de justicia” que el libro ‘Las Escuelas Normales de Maestros y Maestras de Ciudad Real, 1842-1936’, haya visto la luz, al considerarlo “una obra necesaria” ya que “viene a ocupar un hueco que no existía hasta la fecha respecto al conocimiento y la investigación de nuestro pasado dentro de un área tan fundamental como es la educación, pues las posibilidades de una sociedad de avanzar y de progresar están relacionadas con la capacidad que tenga para educar a sus ciudadanos”.

Por todo ello, ha opinado que “conocer nuestros orígenes es muy importante para reforzar nuestro modelo educativo actual con el fin de que sepamos de donde venimos y tengamos un mejor conocimiento de cuales fueron los inicios de valor que otorgan la capacidad de educar y de transformar”.

Facultad de Educacion presentacion del libro de Miguel Lacruz Patricia Galiana2
La Facultad de Educación ha albergado la presentación del libro de Miguel Lacruz / Patricia Galiana

En el acto, que ha sido presentado por Ana Isabel Briones, vicerrectora de Profesorado de la UCLM, también ha intervenido Pedro Vicente Salido López, secretario académico de la Facultad de Educación de Ciudad Real.

La obra describe, a lo largo de sus capítulos, los referentes legislativos, sus planes de estudio, las materias y sus horarios, además de conocer las distintas instalaciones que acogieron a estos centros, los recursos materiales y los presupuestos con que contaron para cumplir sus objetivos pedagógicos.

Miguel Lacruz Alcocer, que ya está trabajando en la segunda parte del libro, ha sido profesor titular de Pedagogía, tanto en la antigua Escuela Universitaria como en la actual Facultad de Educación de la Universidad de Castilla-La Mancha. Además de otras publicaciones y numerosos artículos en revistas de Educación, es autor del libro ‘Entre surcos y pupitres. Historia de la Educación Agraria en la España de Franco’ (Endymion, 1997).

La publicación, como las restantes de la Biblioteca de Aautores Manchegos (BAM), se distribuye en librerías y ha estado a disposición del público durante la presentación de la misma.

Noticias relacionadas:

La secretaria general de UGT en la provincia de Ciudad Real, Alfonsi Álvarez / Clara Manzano
Un momento de la lectura del manifiesto de DENAES / Clara Manzano
José Manuel Bolaños en una imagen de archivo / Elena Rosa
Imagen de los escolares en el acto / Lanza
Dos mujeres ancianas caminando por un parque / Gabriel Luengas / Europa Press
El vicepresidente segundo del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Manuel Caballero /  JCCM
Cerrar