El nuevo Hermano Mayor de la Cofradía de Jesús Caído de Valdepeñas jurará su cargo el sábado

El nuevo Hermano Mayor de la Cofradía de Jesús Caído en una procesión

El nuevo Hermano Mayor de la Cofradía de Jesús Caído en una procesión

Estará junto al resto de personas que forman parte de la Junta de Gobierno en la misa que se celebrará en la parroquia de la Asunción a las 19.30 horas

El nuevo Hermano Mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Caído y María Santísima de la Esperanza, David Sánchez-Migallón, y el resto de personas que le acompañarán formando parte de la Junta de Gobierno durante los próximos cinco años, harán profesión de fe y el juramento de cumplir fielmente con su cargo el sábado a las 19.30 horas en la misa que se celebrará en la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora.
David Sánchez Migallón, valdepeñero de 27 años de edad, con 17 años de antigüedad como hermano, ha ocupado cargo directivo con anterioridad y ahora sustituye a Tomás Muñoz, que ha permanecido como hermano mayor desde junio de 2005 (algo más de 11 años).
Entre los hermanos mayores y presidentes de la cofradía, Sánchez-Migallón es el 14, tal y como indica el secretario general de la misma, Ángel López. Accede a la máxima responsabilidad de la Cofradía con los mismos años que tenía hace 101 años el primer presidente, Diego Elola y Osorio, que solo permaneció en ese cargo un año.
Se abre por tanto una nueva etapa para la cofradía que es conocida en términos cofrades como del “Caído y la Esperanza”. Precisamente en marzo se cumplen los 55 años de su refundación (1962-2017). A ello se suma en esta segunda etapa los 50 años de la primera salida procesional de la Virgen de la Esperanza y los 25 años de la primera procesión de la actual imagen de Nuestro Padre Jesús Caído, unido todo ello a la conmemoración del XXX aniversario de hermanamiento con las Fuerzas Armadas.
David Sánchez Migallón tendrá la responsabilidad de velar por los intereses de la cofradía, pues recibe un legado importante. Según sus primeras declaraciones, su propósito es el de “mantener todo lo que hay en la actualidad, intentando ir innovando en la medida que nos lo permitan las posibilidades”. Además ha resaltado la idea de la cercanía con los hermanos y hermanas, trabajando en estrecha colaboración con la parroquia.
El día de Santo Tomás de Aquino, patrón de los estudiantes y uno de los eruditos más importantes de la época, ha sido la fecha fijada para el juramento. Cuando se refundó la Cofradía lo hicieron un buen número de jóvenes, y la mayoría eran estudiantes, de ahí que por un largo espacio de tiempo se le conociera a esta cofradía como la de “los estudiantes”.