Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
26 febrero 2024
ACTUALIZADO 15:32
  • Castilla-La Mancha
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La obra la acomete la empresa pública Tragsa para la Junta de Comunidad

El palacete de las mujeres

"Pasaremos por el edificio haciendo el menor ruido posible”, afirma el arquitecto Luis García

Reproducir
Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Belén Rodríguez / CIUDAD REAL
La rehabilitación de uno de los edificios más emblemáticos de Ciudad Real, el palacete de la Cruz Roja, supera lo peor de una obra bella por dentro y por fuera, para recomponer a víctimas de la violencia sexual

Ciudad Real se pone las pilas con la recuperación de un escaso patrimonio arquitectónico, maltratado durante décadas de desarrollismo y aberraciones urbanísticas, de las que se han salvado (por los pelos) edificios como el palacete de la Cruz Roja, en la Ronda de Ciruela. Un caserón de inspiración modernista edificado en los años veinte del siglo pasado como la casa particular de un matrimonio adinerado, Conrado López Pérez y Rosalía Pérez Manrubia, al estilo de los chalés-palacetes residenciales en las afueras, de la incipiente burguesía de las grandes ciudades españolas de la época.

El paso del tiempo lo encajonó después en la ronda de circunvalación de Ciudad Real. Fue centro de enseñanza (academia de inglés), sede provincial de la Cruz Roja y en su etapa final propiedad de una constructora que empezó a demolerlo, hasta que se movilizó la ciudadanía e intervino la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el año 2008 (lo compró).

Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano

2014 marcó otro hito en este reconocible edificio que sobrevive en la Ronda de Ciruela 24, incluido en la Carta Arqueológica de Ciudad Real. La Junta, que ya era su propietaria, intentó subastarlo sin éxito. Después llegó la crisis económica, la pandemia, hasta que ha tomado forma rehabilitarlo con los fondos europeos de recuperación y resiliencia.

Diez años después de aquel último intento de darle un nuevo destino se ha encontrado el camino para salvarlo del hundimiento: restaurarlo y convertirlo en un centro de atención integral a las víctimas de violencia sexual de referencia en la provincia de Ciudad Real.

Los arquitectos Luis y Antonio García López, responsable de la remodelación del palacete de la Cruz Roja, futuro centro para víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Los arquitectos Luis y Antonio García López, responsable de la remodelación del palacete de la Cruz Roja, futuro centro para víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano

Un proyecto de los hermanos Luis y Antonio García López

La compleja tarea de restaurarlo y transformarlo en un edificio moderno, con despachos, sala de reuniones, e incluso apartamentos (cuatro) para estancias cortas de mujeres que tengan que salir de su casa un tiempo, ha recaído en los hermanos arquitectos Luis y Antonio García López, de Arquitectura Base.  De la ejecución de la obra se encarga la empresa pública Tragsa.

Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano

Para Luis García López, jubilado como arquitecto de la Consejería de Bienestar Social en Ciudad Real, este proyecto es mucho más. A sus 69 años dice que será el último trabajo de su etapa profesional y lo hace restaurando un edificio al que le unen vínculos afectivos.

“A los nueve años yo daba clases de inglés aquí con don Eusebio Piqueras, esto era una academia de enseñanza, lo conozco bien”, explica a Lanza durante un recorrido guiado por las entrañas de la obra. Siete meses después del inicio, a primeros de mayo, el experimentado arquitecto cree que lo peor ha pasado, y reconoce que pese a “las sorpresas” está encantado con la marcha de una obra que tiene la complejidad que esperaban, quizá un poco más.

Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano

El palacete se estaba hundiendo

En noviembre del año pasado, cuando entraron en el proyecto, lo primero fue encargar un estudio patológico del edificio y encontraron que se estaba hundiendo (todavía se aprecian las grietas en una pared), “había fisuras, así que hemos tenido que consolidar los suelos una profundidad de cinco metros bajo tierra inyectando resinas expansivas, luego ha habido que consolidar muros, y todos los forjados y cargaderos, porque esto se venía abajo”.

La inyección de resinas implica una elevación de entre uno y dos milímetros para asentar el suelo del nuevo edificio. La obra tiene además otra dificultad, el trabajo de desescombro hay que hacerlo de forma manual, explica el jefe de obra Antonio Jiménez.

El objetivo que es que la obra de rehabilitación del palacete de la Cruz Roja acabe en junio de 2024 / Clara Manzano
El objetivo que es que la obra de rehabilitación del palacete de la Cruz Roja acabe en junio de 2024 / Clara Manzano

Siete meses después del comienzo de los trabajos de albañilería el arquitecto contempla lo que están haciendo y asegura que el proyecto “va encarrilado, creo que todo lo malo ha pasado”. No obstante, el invierno se acerca y falta la cubierta que se está rehaciendo, “en cuanto tengamos el forzado automáticamente empezamos con el resto”.

El edificio que albergará el centro de atención a víctimas de violencia sexual dispondrá también de ascensor y una escalera lateral preparada para salir en caso de incendio, como acceso diario al centro, aunque se conservará la reconocible escalera a montacaballo, “a la que solo se dará uso en ocasiones excepcionales”.

Los arquitectos Luis y Antonio García López, con el jefe de obra, Antonio Jiménez / Clara Manzano
Los arquitectos Luis y Antonio García López, con el jefe de obra, Antonio Jiménez / Clara Manzano

“Pasar por el edificio haciendo el menor ruido posible”

La rehabilitación de Arquitectura Base se ha planteado “para pasar por el edificio haciendo el menor ruido posible, sin destacar en nada, y dejarlo en su estado original, ni más ni menos que eso”, comenta García López. “Las carpinterías interiores son una maravilla”, destaca. “Los suelos los conservamos todos, en los que falten piezas las encargaremos para que nos las hagan manualmente, una a una”.

Las molduras de escayolas se replicarán con moldes “y la carpintería es nueva pero exactamente igual que la original”.

El proyecto también contempla eliminar las ventanas de aluminio o de hierro de la tercera planta, “el pecado mortal”, dice el arquitecto, que se cometió cuando el inmueble pasó a manos de la constructora que iba a demolerlo.

Obras de rehabilitación del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual de Ciudad Real / Clara Manzano
Obras de rehabilitación del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual de Ciudad Real / Clara Manzano

Las escalares a montacaballo del interior son de rasillas y yeso que montan una sobre otra, “eso hoy día no se puede hacer, recuperaremos el acabado, los mampernales [listón de madera para guarnecer el borde de un peldaño] y las cenefas de azulejos que podamos recuperar, las que no las encargaremos igual”.

En las escaleras exteriores cambiará el solado y los acabados, pero se mantiene lo que el arquitecto denomina “el sabor, la grutita con el agua y la palmera”.

Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano

Revoco esgrafiado con la empresa que trabaja para el Museo del Prado

La fachada, la parte más reconocible por el público, se reproducirá tal y como estaba incluyendo el característico revoco esgrafiado, técnica de estuco realizado en dos capas, en la primera se aplica un color que contraste con la segunda sobre la cual se hace un dibujo cuando todavía está fresca. “Vamos aplicar una capa blanca y otra roja sobre la que se raspa hasta llegar a la blanca en los dibujos. Va a ser una preciosidad, como adjudicatarios de estos esgrafiados tenemos a la empresa que lo está haciendo para el Museo del Prado”.

En cuanto a la distribución del edificio para su nuevo uso, el arquitecto refiere la escalera lateral, contraincendios y accesible (ascensor) para que las escaleras antiguas del palacete tengan un mero uso decorativo y restringido.

El edificio cuenta con cuatro apartamentos en la planta baja para ocupación puntual de mujeres objeto de violencia sexual. En la primera irán los despachos “que por la idiosincrasia del inmueble serán de uso individual, para preservar la privacidad”, señala. Son diez despachos y un par de salas de apoyo en un edificio de tres plantas.

Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano

La previsión es entregar la obra en junio de 2024

En cuanto a los plazos de ejecución -se han prorrogado- a estas alturas de noviembre contemplan acabar en junio del año 2024 para entregar la obra a la Consejería de Igualdad. “Hablar de plazos es complicado en un proyecto de este tipo porque te encuentras con mil cosas cada día y tenemos que recuperar dieciocho tipos distintos de baldosas hidráulicas”.

Centro de referencia para víctimas de toda la provincia

Blanca Fernández, ahora delegada provincial de la Junta en Ciudad Real y exconsejera de Igualdad, tiene mucho que ver en la rehabilitación del antiguo palacete de la Cruz Roja como centro para atención a mujeres víctimas de violencia sexual. Lo recuerda el arquitecto, “vine con ella cuando era consejera y yo arquitecto de Bienestar Social a ver el inmueble y hacer una inspección”, ambos quedaron enganchados al proyecto.

Blanca Fernández, delegada provincial de la Junta en Ciudad Real / J. Jurado
Blanca Fernández, delegada provincial de la Junta en Ciudad Real / J. Jurado

“Un centro de atención integral”

“Convertiremos este edificio en un centro de atención integral para víctimas de violencia sexual, que incluya asistencia psicológica, letrada y jurídica; aparte de asistencia social”, cuenta Fernández. Algunos de estos servicios, como el programa Contigo, se prestan desde hace años sin una sede específica, el resto se irán implementando según las posibilidades del centro y el personal.

“Queremos que las profesionales de estas ramas nos diseñen acciones preventivas para desarrollarlas entre el alumnado de los institutos. Vemos que las agresiones sexuales cometidas por jóvenes suben de una forma alarmante, queremos que este centro también permita hacer actuaciones de largo de recorrido, que haya esfuerzos para intentar sensibilizar, concienciar y formar”, subraya.

El centro de atención a víctimas de violencia sexual de Ciudad Real tendrá carácter provincial y existe la posibilidad de que las profesionales se desplacen a otras poblaciones de la provincia, “se irá viendo cuando empiece a funcionar”, dice la delegada.

La intención del Gobierno regional es poner en marcha el centro en torno al año 2025, “si podemos abrirlo antes, mejor”. En principio la atención se hará en horario de oficinas pero a medida que se amplíen servicios lo harán también los horarios”.

En cuanto al servicio de urgencia de los apartamentos, Fernández afirma que está diseñado para ingresos cortos, “pensamos en mujeres que hayan sufrido una agresión sexual y puntualmente no puedan acudir a su casa, o mujeres desplazadas de otros lugares que estén aquí de paso y no tenga donde ir mientras se tramita todo. Ahora cuando atendemos a víctimas de violencia sexual en esos supuestos les ofrecemos cobijo en casas de acogida de mujeres maltratadas. Estos apartamentos serán un espacio seguro hasta que la víctima recupere la vida normal”.

La Consejería de Igualdad que dirigió Fernández cuando se diseñó este centro y otros cuatro similares en el resto de capitales de provincia de Castilla-La Mancha se ha inspirado en un centro similar que al parecer funciona bastante bien en Oviedo. “Ese es el modelo y el objetivo final es que la atención que prestemos sea de veinticuatro horas”.

Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano
Obras del palacete de la Cruz Roja, futuro centro de atención a víctimas de violencia sexual en Ciudad Real / Clara Manzano

2,7 millones de euros

La rehabilitación del inmueble supone una inversión de 2,7 millones de euros. Las estructuras están financiadas con fondos europeos de recuperación, y el mantenimiento del recurso con fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. “En Castilla-La Mancha tenemos dos millones de euros más de los que había cuando llegué como consejera de Igualdad en 2019, por la decisión de incrementar los fondos. Del Gobierno central recibimos 8,2 millones de euros para luchar contra la violencia machista y sexual”, remata la delegada de la Junta.

Por ahora no hay ningún centro de atención a víctimas de violencia sexual funcionando en Castilla-La Mancha, pero los cinco están en marcha.

Más agresiones sexuales cometidas por menores

Precisamente la última memoria de la Fiscalía General del Estado alerta de un “alarmante” incremento del 116% de las agresiones sexuales perpetradas por menores en España en el último lustro, entre el año 2017, cuando se registraron 451 causas, y 2022, cuando hubo 974. Esta cifra supone “un notabilísimo y preocupante” ascenso del 45,8% respecto al año 2021 en el que se registraron 688 causas, según el fiscal general Álvaro García.

Noticias relacionadas:
Recogida solidaria Ángel Andrade Puertollano
Una de las acciones formativas de Cruz Roja en Valdepeñas / Cruz Roja Valdepeñas
Cruz Roja sensibiliza al alumnado de La Solana por el Día Mundial de los Humedales
Cruz Roja recoge muestras de agua en un río / Europa Press
Talleres Empleo Calzada de Calatrava Cruz Roja
Blanca Suárez, José María Celis, Marta Arteta, Encarnación Luque, Agustín Real y un voluntario.
Cerrar