El primer semestre también cerró con más muertes que nacimientos

En los primeros sesis meses de 2016 la provincia registró un total de 2.640 defunciones, frente a los 2.061 nuevos ciudarrealeños nacidos

J. Y. / Lanza
Ciudad Real

El saldo vegetativo en la provincia de Ciudad Real registró de nuevo un balance negativo, al ser mayor la cifra de defunciones (2.640) que la de nacimientos (2.061), según los datos provisionales del Movimiento Natural de la Población del INE. La estadística refleja el envejecimiento de la población y el desequilibrio en el sistema de cotización.

Según los datos del INE, Ciudad Real fue la provincia que más ahondó en el crecimiento negativo, con un saldo negativo de 579 personas, al igual que en Castilla-La Mancha que durante la primera mitad del año cosechó 8.561 nacimientos y 9.691 defunciones, con una diferencia de 1.130 habitantes.

También en negativo cerró  Cuenca, con 708 nuevos bebés y 1.156 muertes registradas, mientras que las provincias de Albacete, Guadalajara y Toledo registraron más nacimientos que muertes. Así, en Albacete, nacieron 1.641 personas y fallecieron 1.195; en Guadalajara fueron 1.141 los alumbramientos frente a 1.028 muertes; y en Toledo nacieron 3.009 personas y 2.952 perdieron la vida.

Matrimonios

En relación a los datos de matrimonios producidos en la provincia entre enero y junio, se registraron 639 del total de 2.952 parejas que comenzaron su relación matrimonial en la región.

Casi la mitad, 321, se casaron exclusivamente por lo civil, otras 300 por el rito de la religión católica, otras 14 no consta y cuatro por otra religión. Toledo lideró el ranking con 962 matrimonios, seguida de Ciudad Real con 639, Albacete con 55, Guadalajara con 389 y cerrando Cuenca con 193 enlaces.

Datos definitivos

El INE también publicó al mismo tiempo los datos consolidados de 2015 en cuanto a indicadores geográficos. De esta manera, en Castilla-La Mancha se registraron 18.214 nacimientos y 19.923 muertes, un crecimiento vegetativo negativo de 1.709 personas. La tasa bruta de natalidad fue de 8,81 nacimientos por mil habitantes; la mortalidad se fue a 9,70 defunciones por cada mil habitantes; y la mortalidad infantil se quedó en 2,47 por cada mil nacimientos.