El subteniente Andújar, junto a sus compañeros, felicitan el año desde la Antártida

Mercedes Camacho Ciudad Real
El subteniente Andújar posa en el barco del Ejército desde alta mar en la Antártida, cerca de isla Decepción / Lanza

El subteniente Andújar posa en el barco del Ejército desde alta mar en la Antártida, cerca de isla Decepción / Lanza

Un total de 18 españoles, trece militares y seis científicos, han iniciado el año felicitando a todos 2019 desde Isla Decepción, en la Antártida, para participar en diferentes proyectos científicos que se desarrollan desde la base Gabriel de Castilla, la misión internacional más antigua de las Fuerzas Armadas Españolas, ya que este año se cumple su 32 edición.

Así lo ha explicado a Lanzadigital el subteniente ciudadrealeño -natural de Membrilla- Juan Jiménez Andújar, quien ha detallado que en la base están pasando la Navidad 13 militares y seis científicos, siendo los militares que conforman la misión de Galicia, Castilla y León, Aragón -concretamente de Zaragoza-, Comunidad Valenciana -de Alicante-, Asturias, Madrid, además del propio militar ciudadrealeño.

“Estamos apoyando la investigación que están desarrollando científicos de la Universidad de Granada que vigilan el volcán de la isla, además de contribuir al proyecto Pingüifor del Museo de Ciencias Naturales, apoyado por una científica del Instituto Antártico Uruguayo”, ha detallado el subteniente Andújar.

Y, pese a que es complicado pasar la Navidad –ya que partieron de España el pasado 5 de diciembre– alejados de sus familias, los componentes de la XXXII Campaña Antártica del Ejército de Tierra han querido celebrar en esta pequeña familia antártica la Nochevieja y el Año Nuevo de una forma divertida y solidaria que se inició con una carrera del Pavo por isla Decepción en la que, a pesar de que allí es de día durante las 24 horas, encendieron sus luces solidarias contra el cáncer infantil.

Uvas a 13.000 kilómetros de la Puerta del Sol

Tras haber podido hablar con sus familias para felicitarles el año, por la noche tuvieron una cena especial, “aunque lo cierto es que en la base se come muy bien”, argumenta el subteniente Andújar, y a las 4.00 horas, hora española –doce en la hora Antártica–, tomaron las tradicionales uvas y quisieron grabar un vídeo muy especial en el que desean feliz año a todos los españoles pese a estar a 13.000 kilómetros de la Puerta del Sol.

Esta iniciativa de la Campaña Antártica del Ejercito de Tierra responde al afán y compromiso por salvaguardar la Antártida y el medio ambiente prestando apoyo logístico a los científicos, “porque cuando ves esto por primera vez entiendes la necesidad de cuidar algo tan excepcional”, como indica el subteniente Andújar, quien recuerda que este año se volverá a abrir la campaña para apadrinar pingüinos, que el año pasado superó los 250.000 ejemplares apadrinados.