El temporal del norte trae más frío a Ciudad Real pero poca lluvia

Belén Rodríguez Ciudad Real
Las mínimas de la madrugada del sábado al domingo rozarán la helada en Ciudad Real / Clara Manzano

Las mínimas de la madrugada del sábado al domingo rozarán la helada en Ciudad Real / Clara Manzano

Las temperaturas seguirán bajando hasta quedarse al borde de la helada la madrugada del sábado. Si llueve será de forma débil, a última hora del domingo

El frío arrecia en los próximos días en la provincia de Ciudad Real, empujado por el temporal del norte que está azotando con especial intensidad la mitad norte peninsular. Las temperaturas no subirán este sábado de los 13 grados y se quedarán al borde de la helada (2º) la madrugada del sábado.

Este viernes las mínimas se han quedado en 5 grados en Ciudad Real capital y casi han llegado a la helada, 0,9º en Viso del Marqués.

Los pronósticos de la Aemet para Ciudad Real no prevén lluvia. En todo caso precipitaciones débiles en las últimas horas del domingo o el sábado por la tarde en la provincia.

El viento también será un elemento a tener en cuenta, pero más por el frío que por la intensidad, de hecho la sensación térmica estará dos grados por debajo de lo que marquen los termómetros.

Poca probabilidad de nieve en la provincia

La cota de nieve en la provincia se sitúa por encima de los 1.000-1.200 metros, una altitud que se alcanza en la cumbre del Rocigalgo, en los Montes de Toledo (límite entre Ciudad Real y Toledo), las estribaciones de Sierra Morena y pocos lugares más, lo que es un fenómeno casi descartado en los próximos días.

Otra cosa es lo que ocurra en la mitad norte peninsular, marcada este fin de semana de elecciones por el tiempo inestable, con precipitaciones, algunas de ellas persistentes y fuertes, con tormentas, y otras en forma de nieve. Además hará viento y las temperaturas serán más frías de lo normal.

10-N, nevadas en muchas zonas del norte

La Agencia Estatal de Meteorología prevé nevadas en zonas de montaña y se alcanzarán “espesores considerables” en la cordillera cantábrica y en Pirineos a partir del sábado, un día en el que la cota bajará hasta los 1.000 metros y  descenderá algo más el domingo, durante la jornada electoral.