Emprender en femenino, energía, intuición, flexibilidad y empatía

Julia Yébenes Ciudad Real
De izquierda a derecha, Mar García-Baquero, Nuria Mohedano e Irene Barahona / Lanza

De izquierda a derecha, Mar García-Baquero, Nuria Mohedano e Irene Barahona / Lanza

las empresarias de éxito María del Mar García-Baquero, Nuria Mohedano e Irene Barahona han participado esta mañana en una mesa redonda dedicada al emprendimiento en femenino dentro del VII Foro de Emprendedores, organizado por la Cámara de Comercio de Ciudad Real. En este encuentro, según el presidente cameral, Mariano León, han querido dar protagonismo a las mujeres para destacar sus experiencias y su contribución a un sector en el que todavía son minoría

Más prácticas, intuitivas, innovadoras, y con más cercanía hacia sus equipos. Así son tres conocidas empresarias de la provincia de Ciudad Real que llevan años al frente de negocios en sectores como el turismo, la agroalimentación y la construcción, en los que se desenvuelven por derecho propio.

No han sido víctimas de segregación por género pero nadie les ha regalado nada, a pesar de habe contado con la complicidad de sus familias a la hora de tomar las riendas de sus respectivas compañías, en dos casos, y con el acompañamiento de socios, en otro. Con esfuerzo, entrega e inteligencia emocional estas ‘lideresas’ han conquistado terrenos tradicionalmente ocupados por hombres.

Son María del Mar García-Baquero, Nuria Mohedano e Irene Barahona y están satisfechas con los resultados de su trabajo dentro de un mundo competitivo y exigente, al que animan a otras mujeres a sumarse “sin complejos”. Así lo han expuesto esta mañana en el VII Foro de Emprendedores, organizado por la Cámara de Comercio de Ciudad Real, en una mesa redonda dedicada al emprendimiento en femenino. En este encuentro, según el presidente cameral, Mariano León, han querido dar protagonismo a las mujeres para destacar sus experiencias y su contribución a un sector en el que todavía son minoría.

Jefa de obra

Irene Barahona trabaja en la empresa familiar de construcción Barahona Obras y Servicios como jefa de obra.

Ha mamado la profesión y desde niña “tenía claro” que iba a seguir los pasos de su padre, quien desde el principio le dio “toda la confianza del mundo” y “las mismas oportunidades” que a su hermano.

Dice tener “ilusión y ganas” para asumir en unos años la transición generacional de una empresa “con mucho potencial”, ya consolidada por el “sacrifico de mi padre”, quien se inició en el negocio tras quedarse huérfano de padre a los 19 años.

Su embarazo de seis meses no resta a Barahona dinamismo, y de cara a su segunda maternidad (tiene una niña de 3 años) apela a la flexibilidad para sus “jornadas maratonianas de 10 y 12 horas”. Su objetivo es trabajar desde casa y “ser igual de productiva”, una práctica que garantiza la “misma implicación” en la empresa, y que además contribuirá a “abrir mentalidades” en contra de los excesivos presencialismos.

Aunque pide leyes más igualitarias para la conciliación familiar, su  condición de mujer no fue óbice para afrontar las expectativas que se autoimpuso, ni tampoco fue discriminada por sus compañeros, a pesar de ser un sector muy masculinizado.

Recuerda que empezó como gruísta, pues “quería ponerse el mono de trabajar” que le diera conocimiento de otros puestos, tal como ahora desde el de jefa de obra tramita las licitaciones” y hace el seguimiento posterior de las obras, que incluye “la negociación con los proveedores, y los subcontratistas y el contacto con los trabajadores”.

Con todo, esta joven empresaria moraleña anima a otras mujeres a emprender si tienen “ilusión y ganas”.

Decisiones con libertad

María del Mar García-Baquero se introdujo en la compañía láctea del mismo nombre “de forma natural, sin presiones ni obstáculos”, tan sólo fue invitada por su padre a conocer la gestión del grupo, un acercamiento que la cautivó.

Desde que esta licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales ingresó a los 20 años en la conocida firma alcazareña tuvo “oportunidades” para empezar “a hacer, a entender y a tomar decisiones con libertad”, con el fin de “transformar las cosas”.

Fue una experiencia exitosa en lo personal y en lo familiar, que ha vivido “con pasión” sin ser desmerecida en ningún ámbito en comparación a su hermano. Lo que sí comprendió la empresaria desde los inicios fue “a entender el esfuerzo y sacrificio” de los promotores de la empresa.

Defiende a las “personas” al margen de su género en cualquier contexto, si bien en el mundo de la empresa las mujeres “ponen su sello”, a su juicio, con un paquete de cualidades que las hace ser más prácticas y empáticas. “Somos más flexibles, intuitivas, creativas innovadoras, y cercanas porque nos gusta comunicarnos y hablar”, sostiene.

Estas “habilidades intrínsecas” son, en su opinión, el complemento a los hombres en estos y otros entornos, pues son “inteligentes pero más generalistas”.

Así, para caminar hacia la verdadera igualdad dentro del tejido productivo, son precisas normativas y concienciación, pero también que las “mujeres aprendamos a delegar en lo doméstico”. En muchas ocasiones, señala García-Baquero, “nos autolimitamos y no dejamos que ellos concilien”.

Trabajo colaborativo

Nuria Mohedano es otro ejemplo de superación profesional, en su caso en el ámbito del turismo sostenible. Gestiona junto a otros dos socios Caminos del Guadiana, una empresa especializada en educación ambiental y ecoturismo que está radicada en Daimiel.

La firma de ecoturismo nació, rememora, de la mano de guías locales para “enseñar e interpretar paisajes y cultura en espacios naturales protegidos de nuestro territorio”.

Trs tres años ampliaron la oferta con la planificación de viajes que combinaran la naturaleza y la cultura y fomentaran la conservación del patrimonio. Así,  crearon la primera agencia de viajes de ecoturismo de Castilla-La Mancha.

Como especialista en este ámbito, Mohedano asegura que hay que dar un servicio óptimo a un público tan exigente como el que demanda sus servicios. “Son turistas bien informados, treinteañeros y poder adquisitivo medio” que demandan conocimientos vinculados al territorio, porque quieren “aprender sobre el sitio que visitan”.

Quien es también consultora externa explica que “trabajamos en dos direcciones”, una con visitas guiadas a espacios como los parques nacionales de las Tablas y Cabañeros y los parques naturales de Ruidera y Sierra Madrona, o en destinos culturales de comarcas como Campo de Calatrava o Campo de Montiel.

En otra línea, desarrollan sus servicios como una agencia de viajes “receptiva y emisora”, es decir, por un lado “montamos paquetes con alojamientos, restauración y actividades”, y por otro, “organizamos viajes fuera de la región, a territorio nacional e internacional”.

El proyecto que encabeza esta experta en turismo también contempla “el trabajo colaborativo”, un principio, a su juicio, necesario para que la economía en su conjunto “crezca”. Por ello, participan activamente en los congresos nacionales del sector (este año será en Cangas del Narcea) para practicar esta corresponsabilidad entre gestores del territorio nacionales y extranjeros, a la hora de intercambiar experiencias y colaboraciones empresariales.

Mohedano inició “acompañada” su emprendeduría en unos principios “duros pero reconfortantes”.

También anima a las jóvenes que quieran emprender a aprovechar “el apoyo público para promocionar a la mujer”, con el fin de “ir normalizando su presencia en la empresa”, a la vez que destaca la nómina de mujeres que “lideran proyectos muy importante en España y en Castilla-La Mancha”.