“Es lamentable que el único punto negro de la provincia esté en la N-430 y no se haga nada por evitarlo”

Carlos Monteagudo Ciudad Real
Imagen de un accidente de tráfico en la N-430 durante el pasado verano

Imagen de un accidente de tráfico en la N-430 durante el pasado verano

El último informe del RACE de 2019 vuelve a incluir en su relación de tramos de riesgo en las carreteras españolas la N-430, concretamente en el segmento comprendido entre el punto kilométrico 279 al 305, entre Luciana y Puebla de Don Rodrigo, donde se registraron siete accidentes mortales entre los años 2016 y 2018, que son los datos por los que se rige este informe.

“Es lamentable que el único punto negro de la provincia esté en la N-430 y no se haga nada por evitarlo”. Así de contundente se ha mostrado el portavoz de la Plataforma N-430 y alcalde de Puebla de Don Rodrigo, Venancio Rincón.

La Plataforma N-430, que engloba a 52 municipios de las provincias de Ciudad Real, Cáceres y Badajoz y que pide el desdoblamiento de la carretera N-430 por su alta siniestralidad, continúa a la espera de que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (antiguo Fomento) les conceda una reunión con el ministro, José Luis Ábalos, o con algún otro cargo de dicho ministerio, para conocer la opinión del nuevo Gobierno sobre la vía y proponerles, desde la plataforma de municipios, sus propuestas respecto a esta carretera.

“Nosotros, la única alternativa que vemos viable y que propondremos al Ministerio de Fomento es el desdoblamiento de la N-430”, ha destacado Rincón en declaraciones a Lanza, al tiempo que ha indicado que “es inadmisible” que el único punto negro de la provincia esté en la N-430 y que éste se siga manteniendo en el tiempo, en referencia al último informe del RACE de 2019, que volvió a incluir en su relación de tramos de riesgo en las carreteras españolas la N-430, concretamente en el segmento comprendido entre el punto kilométrico 279 al 305, entre Luciana y Puebla de Don Rodrigo, donde se registraron siete accidentes mortales entre 2016 y 2018.

Respecto a los arreglos que están realizándose en esta zona, entre Luciana y Puente de Retama, el portavoz de la Plataforma N-430 los considera “necesarios”, pero también los califica de “pan para hoy y hambre para mañana”, dado que “con el tráfico pesado que soporta esta carretera, en cuatro años volverá a estar igual”. Por ello, reclaman que la A-43 en dirección a Badajoz continúe por el tramo donde hoy se levanta la N-430 y no por Puertollano y Almadén, como pide la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

“La opción norte es la más viable, dado que por la opción sur, todos los transportistas y vehículos que circulasen por esa vía y fueran de Valencia a Badajoz harían 80 kilómetros más”, ha reconocido Rincón, al tiempo que cree que los camiones, al estar su velocidad limitada a 90 kilómetros por hora, seguirían utilizando la N-430 para hacer ese trayecto, ya que “irían a la misma velocidad por la autovía que por la carretera”.

La Plataforma N-430 ha dejado en ‘stand by’ sus reuniones y reivindicaciones durante los primeros dos meses del año, pero Rincón ha avanzado que en marzo volverán a la carga “para pedir un desdoblamiento que es de justicia”, dados los múltiples accidentes, muchos de ellos mortales, que se producen en la carretera N-430.