Extrabajadores de Vestas con problemas de salud convocan una concentración

Noemí Velasco Ciudad Real
Factoría de Vestas en Daimiel / Lanza

Factoría de Vestas en Daimiel / Lanza

Cerca de 30 trabajadores dejaron entre 2016 y 2017 Vestas por problemas respiratorios o de piel debido a la exposición a la resina epoxi e isocinatos. Ahora, la autoridad laboral ha denegado a algunos la incapacidad, pese a que no volverán a poder desempeñar puestos de trabajo similares. Estas resinas están muy presentes en la actividad industrial

Extrabajadores de Vestas con problemas de salud derivados del uso de resinas se concentrarán este sábado ante la Subdelegación del Gobierno para denunciar la situación de desamparo que sufren. La autoridad laboral les ha denegado a algunos la incapacidad, pese a que la sensibilidad desarrollada ante ciertos productos químicos muy presentes en la actividad industrial les impide volver a puestos de trabajo similares.

Javier Labanda, extrabajador de Vestas, señala que hay “cerca de 30 personas afectadas”, aunque el personal de ETT no está contabilizado. La mayoría de casos aparecieron entre 2016 y el primer semestre de 2017, todos con problemas respiratorios o de piel como consecuencia de la exposición a la resina epoxi e isocinatos, muy presentes en la planta de Daimiel.

En todos los casos, excepto el de Javier Labanda, el Tribunal Médico reconoció en primera instancia la incapacidad de estos trabajadores para seguir en su puesto de trabajo. Ahora bien, la mutua alega que son trabajadores sin cualificación que pueden desempeñar otros trabajos, por lo que les ha demandado.

El resultado ha sido dispar entre los procesos judiciales concluidos, incluso entre trabajadores de mismas categorías y puestos de trabajo. A 5 trabajadores les han reconocido la incapacidad y a 4 no.

Tras aludir al desinterés mostrado por la empresa, Javier Labanda destaca la indefensión que sufren algunas familias, con hijos e hipotecas, que afrontan grandes dificultades para volver al mercado laboral, ya que estos productos son habituales en muchas fábricas industriales, en la construcción y en el sector de la madera.

Salud laboral

Asimismo, consideran que la fuerza laboral de Vestas “no puede ser motivo para levantar la mano en medidas de salud laboral”. “No se puede permitir que vuelva a pasar lo que ocurrió con el amianto, porque todos seremos responsables”, añaden en un comunicado.

Constituidos en asociación de afectados por resina epoxi e isocinatos desde 2018, está previsto que hasta la plaza Cervantes acudan el próximo sábado, a las doce de la mañana, los extrabajadores, sindicatos, familiares y trabajadores de la empresa.