Lanza Digital

Los alcaldes de la N-401 no renuncian a que la autovía Ciudad Real-Toledo pase por la comarca

Los alcaldes de los municipios afectados por el trazado de la N-401, Fernán Caballero, Malagón, Fuente el Fresno, Los Cortijos y Villarrubia de los Ojos, no renuncian a que la futura autovía Ciudad Real-Toledo, paralizada porque el proyecto inicial altera gravemente el medio ambiente.

Este martes se lo han dicho el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, que se ha reunido con ellos para informarles del esperadísimo inicio de las obras de construcción de la variante poblacional de Fuente el Fresno (posiblemente el próximo verano), la única localidad de la comarca que no tiene el tráfico desviado del casco urbano, de esta importante nacional.

Tras el encuentro los alcaldes han salido algo más optimistas. “Que la variante sea de dos carriles, en previsión de que la futura autovía discurra por el trazado de la N-401, es un buen comienzo”, ha explicado a Lanzadigital.com el alcalde de Fernán Caballero Manolo Hondarza, opinión que comparte la alcaldesa de Los Cortijos, Beatriz García. “Nosotros somos de los más perjudicados por el tráfico y la peligrosidad de esta carretera. Cada vez que vamos al médico o de compras a Ciudad Real o Malagón tenemos que pasar por el kilómetro 150, el más peligroso de la provincia en número de accidentes.

7 kilómetros en los que se invertirán 25 millones

De la futura variante de Fuente el Fresno el delegado les ha explicado que tendrá una longitud de 7 kilómetros, con un presupuesto estimado de licitación de 25 millones de euros, como alternativa a la travesía de la población que soporta un tráfico diario próximo a los 4.000 vehículos de media, y es clave en la conexión por carretera entre la capital regional, Toledo, y Ciudad Real capital.

“No se ha hablado de fechas exactas, en seis meses empezarán con las expropiaciones y el proyecto tiene que estar redactado. Podría empezar para el verano o un poco después”, explica Hondarza.

En cuanto a la futura autovía, que en la comarca llevan años reivindicando para acabar con el alto índice de accidentes graves o mortales, según Hondarza Gregorio ha sido sensible a sus planteamientos. “Nos ha dicho que en lo que a ellos respecta [parte de esta obra es competencia de la Junta] se intentará redactar un nuevo proyecto empezando por salvar la parte del trazado que discurre por una zona ZEPA”, dice el alcalde fernanduco.

Una autovía partida

Los alcaldes estarían dispuestos a aceptar una autovía “partida”, es decir, que tuviera dos carriles en cada sentido hasta llegar al tramo “de cuatro kilómetros”, señala Hondarza, de la actual N-401 de más afectación ambiental. “Es mejor eso que recorrer sesenta o setenta kilómetros hasta Puerto Lápice para empalmar con la Autovía de los Viñedos como nos propone la Junta de Comunidades”, subraya.

A la reunión de este martes con el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha ha asistido el subdelegado Juan José Jiménez Prieto y los alcaldes de Fuente el Fresno, Teodoro Santos;  Villarrubia de los Ojos, Encarnación Medina; Malagón, Adrián Fernández; Los Cortijos, Beatriz García, y Fernán Caballero, Manolo Hondarza.