Herminio Molina, presidente de la gestora de la Federación de Regantes de Castilla-La Mancha, “es el momento” de impulsar la entidad

Julia Yébenes Ciudad Real
Los regantes exigirán el mantenimiento de los usos / Lanza

Los regantes exigirán el mantenimiento de los usos / Lanza

Las demandas de los miles de regantes castellano-manchegos girarán en torno a "los intereses" del colectivo, en una apuesta conjunta “por la consolidación de los usos” para “poder mantener y rentabilizar” las producciones agrícolas de manera más eficiente

El presidente de la gestora que impulsará la futura Federación de Regantes de Castilla-La Mancha, Herminio Molina, presidente a su vez de la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental (JCRMO) del Júcar, ha asegurado que “es el momento” de impulsar la entidad, con un recorrido previsto que culminará en abril, antes del desarrollo de los distintos procesos electorales convocados.

En declaraciones a lanzadigital, ha recordado que en los últimos meses, desde que en septiembre se celebrará la primera reunión de estatutos en San Clemente (Cuenca), han estado recibiendo las aportaciones del Júcar, Segura Tajo y Guadiana al borrador.

En unos días, ha adelantado, “convocaremos una reunión de las comunidades de regantes y a partir de ahí daremos el pistoletazo de salida, con la firma del acta fundacional”, para poder “trabajar como federación” en la revisión de la nueva planificación hidrológica que regirá la distribución de las extracciones de los regantes en los próximos seis años (2021-2017).

Aunque Molina no ha estado en la reunión que esta mañana se ha celebrado en la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, con representantes de las Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas del Guadiana Mancha Occidental I y II, Campo de Montiel, Sierra de Altomira, Rus-Valdelobos o Consuegra-Villacañas, y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, Samuel Moraleda, ha sostenido que los comuneros defenderán con la nueva herramienta su posición, centrada en compatibilizar “el marcado carácter ecológico” de los planes de cuenca con la actividad “rentable” de sus explotaciones agrarias.

Según ha dicho, las demandas de los miles de regantes castellano-manchegos girarán en torno a  “los intereses” del colectivo, en una apuesta conjunta “por la consolidación de los usos” para “poder  mantener y rentabilizar” las producciones agrícolas de manera más eficiente.

Por ello, ha confiado en que se “aminoren” las presiones “significativas” sobre las masas de agua, pues una renuncia a los usos “pondría en peligro los avances conseguidos”, y un “parón al desarrollo socioeconómico” en los núcleos rurales, que también contribuyen “a fijar problación”.

Molina también ha celebrado que el Gobierno regional pueda servir “como interlocutor” autonómico de los regantes, como una voz “que defienda nuestros intereses”, a través de sus compromisos políticos.