Inquietud ante el decreto que pretende clasificar con hasta 5 estrellas las casas rurales en la región

Belén Rodríguez Ciudad Real
Entrada a una casa rural de Ciudad Real / Lanza

Entrada a una casa rural de Ciudad Real / Lanza

La Federación de Hostelería cuestiona que se toque la norma que es relativamente reciente, y que se clasifique a los alojamientos rurales con criterios de hotel: “Si vamos a cinco en vez de a tres espigas como ahora habrá que buscar un sistema diferente de catalogación de la calidad”

La Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo, a la que pertenece la Asociación de Hostelería de Ciudad Real, está seriamente preocupada por el contenido del borrador del nuevo decreto que pretende regular las casas rurales, “con criterios de hotel”, asegura Valentín Salamanca, secretario de la federación.

En primer lugar lo consideran innecesario, puesto que el actual data de 2006 (el que afecta a los hoteles es de los ochenta), pero si se cambia la norma para unificar criterios con otras comunidades autónomas y consolidar la marca España, como pretende el Gobierno regional, exigen que se opte por un sistema que no obligue a hacer grandes reformas a las casas rurales que ya están abiertas. “Vamos hacia una catalogación máxima de cinco estrellas, cuando ahora el máximo nivel que tiene una casa rural son tres espigas. Nos da igual que se llamen espigas o estrellas, pero si vamos a cinco en vez de a tres como ahora habrá que buscar un sistema de compensación de la calidad”.

“No queremos cambios drásticos”, añade Salamanca. Según dice con la nueva catalogación “establecimientos que ahora están en lo alto de la gama, con tres espigas, pasarían a una fase intermedia”, por la idea de dar una mayor puntuación según las dimensiones de las habitaciones y otros espacios del alojamiento.

Si se hace atendiendo a las dimensiones, los empresarios del sector se verán obligados a hacer profundas y costosas inversiones en sus negocios, en el caso que se pueda. “Nosotros creemos que un alojamiento rural no es un hotel, y no debe importar tanto las dimensiones del baño, la cocina, las salas de estar etc, como los servicios que se ofrecen. Creemos que hay que buscar un sistema de compensación en el que disponer de aparcamiento, actividades, etc, puntúe a la hora de catalogar el nivel de calidad”.

Por el momento la norma está en periodo de alegaciones y las cinco asociaciones de hostelería federadas han presentado las suyas, en espera de que la propuesta final “sea lo más consensuada posible”.

275 casas rurales en la provincia

Según el último censo de turismo rural en Castilla-La Mancha Ciudad Real dispone de 275 casas rurales (2.547 plazas), Albacete: 857 (5.445 plazas), Cuenca tiene 409 casas rurales  (3.424 plazas), Guadalajara 289 (2.836 plazas) y Toledo 280 (488 plazas).

La Dirección General de Turismo inició el año pasado diferentes modificaciones en la normativa del sector. Lo relativo a apartamentos turísticos está en la recta final, en trámites los albergues, campings y ventas, y comenzado los nuevos decretos que regularán las casas rurales, los hoteles, bares y cafeterías.