Juzgan a un electricista por falsificar los partes laborales con los que ganó un pleito por despido

Belén Rodríguez Ciudad Real
El electricista acusado -izq- ha compartido banquillo con su supuesto cómplice / Elena Rosa

El electricista acusado -izq- ha compartido banquillo con su supuesto cómplice / Elena Rosa

La empresa denunciante de Argamasilla de Calatrava pide una condena de 8 años y 34.510 euros de indemnización, por estafa y falsedad documental, que la fiscalía rebaja a 2 años por estafa procesal. La defensa alega que todo es una invención de su exjefe “para echarlo gratis”

El conflicto laboral entre un electricista y la empresa de Argamasilla de Calatrava Muñoz Mora para la que trabajó casi doce años, entre 2003 y 2015, se ha enconado de tal forma que el trabajador, que ganó un pleito por despido improcedente en octubre de 2015, se ha sentado en el banquillo de la Audiencia Provincial acusado de graves delitos de estafa procesal y falsedad documental, por falsear partes de horas de trabajo que según las acusaciones no hizo.

El electricista despedido, C.C.D., que se declara inocente, ha compartido banquillo con el extrabajador de la empresa Grupo Sur Vigilancia y Seguridad de Puertollano A.E.K., su compinche según las acusaciones, para falsificar los quince partes de la discordia, que llevan su firma.

El fiscal Jesús Gassent y la abogada de la acusación Virginia Vilreales / Elena Rosa

El fiscal Jesús Gassent y la abogada de la acusación Virginia Vilreales / Elena Rosa

Entre 2 y 8 años de prisión

Fiscalía y acusación particular discrepan en la solicitud de condena, dos años de cárcel en el caso de la primera, que acusa de estafa procesal tanto al electricista como al supuesto cómplice, y ocho años por parte de la acusación particular, que pide la pena máxima por estafa procesal (seis años) y dos más por falsedad documental –en el caso de C.C.D.- y dos por  falso testimonio para A.E.K.

En lo que no hay discrepancia es en los hechos supuestamente delictivos. Las acusaciones mantienen que C.C.D., despedido en julio de 2015 por faltar al trabajo doce días de julio y junio de ese año, “y reiteradas ausencias”, elaboró partes de trabajo falsos, con ayuda del empleado de Vigilancia y Seguridad (una de las empresas para que las que facturaba Muñoz Mora), que presentó en otoño en los juzgados de lo Social en los que se dirimió su despedido. La empresa, que pudo indemnizarle, optó por readmitirle, para despedirle un año después ya definitivamente.

Partes en desuso desde 2013

La prueba fundamental en el caso son los testimonios del dueño de Muñoz Mora Comunidad de Bienes y un compañero del trabajador despedido, que mantienen que los partes con los que el acusado justificó las supuestas ausencias se elaboraron con un talonario en desuso desde el año 2013.

El exjefe ha testificado que los trabajos a Vigilancia y Seguridad duraron meses, y se facturaron al final, “la mecánica no era que hacer partes diarios, firmados por alguien de esa empresa, sino partes internos nuestros”.

En dos sitios a la vez a la misma hora

Tampoco era normal que el despedido trabajara solo -los partes supuestamente falsificados solo llevan la firma de los dos acusados- y en uno de los casos coinciden las horas de los supuestos trabajos que se acreditan, es decir, se supone que el trabajador estuvo haciendo un servicio en Ciudad Real y en Puertollano a la vez.

Rafael de Manuel, el abogado defensor, en el juicio / Elena Rosa

Rafael de Manuel, el abogado defensor, en el juicio / Elena Rosa

“Se defienden con la mentira”

Rafael de Manuel, el abogado defensor, resta importancia a esto, y mantiene que el dueño y su trabajador de confianza se han puesto de acuerdo para mentir. “Estos señores se defienden con la mentira”, mantiene, y dice que la única justificación de la denuncia es “echarlo gratis”.

La empresa Muñoz Mora ha reclamado al tribunal que condene al pago de 34.510 euros a los acusados,  y que además les obligué a pagar las costas procesales. Esto último también lo pide la defensa.

El caso ha quedado visto para sentencia ante la sección segunda de la Audiencia Provincial de Ciudad Real.