La alcaldesa de Ruidera indica que la Covid-19 «ha perjudicado» al turismo y recuerda que el baño en las playas está prohibido hasta que lo autorice Sanidad

Fran Solís Ciudad Real

Las Lagunas de Ruidera, uno de los espacios naturales más visitados de Castilla-La Mancha, recibieron el año pasado la visita de 578.391 personas, según los datos del Centro de Información. A pesar de estas importantes cifras, este año el turismo se está viendo muy resentido como consecuencia de la crisis generada por la Covid-19. Todos los colectivos implicados de la zona, y que en su inmensa mayoría guardan relación con el sector turístico, confían en que la situación pueda revertirse en los próximos meses, especialmente durante el verano. Pero saben que será una tarea bastante complicada y que va a depender de la implicación de todos, de las ayudas y soluciones que reciban y de las medidas que tengan que adoptar

La alcaldesa de Ruidera, Josefa Moreno, considera que una de las circunstancias que están afectando al turismo en Ruidera es la actual prohibición del baño en las Lagunas hasta que se aclaren aspectos como el referente al aforo de las playas. “Supuestamente, ahora, en la segunda fase de desescalada, la gente se iba a poder bañar. Pero desde Sanidad nos han mandado un escrito diciendo que para que se pueda autorizar el baño, previamente tenemos que enviarles un estudio indicando el aforo de las playas, así como las condiciones que se deben cumplir y nuestras propuestas para garantizar la seguridad en la zona. Por tanto, hasta que lo valoren y nos den el visto bueno, las playas no se van a poder abrir”.

Evidentemente, la primera edil es consciente de que para preservar la seguridad y poder mantener la distancia de seguridad dentro de la playa, se deberán de tomar medidas adicionales. “Desde el Ayuntamiento tendremos que poner a algún vigilante. También estuvimos hablando con el director-conservador del parque natural, Ignacio Mosqueda Muguruza, y nos indicó que ellos también iban a poner vigilancia en las Lagunas de Ruidera. Asimismo, vamos a recibir ayuda de los agentes medioambientales y de la Guardia Civil de Alhambra”.

Con respecto a la actual situación que están atravesando los hosteleros de la zona, con motivo de la Covid-19, Moreno reconoce que están viviendo momentos muy delicados. “Precisamente, esta semana hemos mantenido una reunión con los hosteleros y baristas, y nos han manifestado su incertidumbre. También nos han pedido que solicitemos la visita de un responsable de Sanidad para que les explique con mayor claridad y detalle cuáles son las medidas que tienen que adoptar en sus negocios, tanto de aforo, higiene, etc., con el fin de preservar la seguridad sanitaria y la de sus trabajadores y clientes”.

La alcaldesa de Ruidera, Josefa Moreno / Clara Manzano

La alcaldesa de Ruidera, Josefa Moreno / Clara Manzano

Es por ello que, “el próximo lunes 8 de junio, los ayuntamientos de Ruidera y de Ossa de Montiel vamos a mantener una reunión con la Guardia Civil, con el director del parque de las Lagunas de Ruidera, y con un representante de Sanidad para ver qué medidas tenemos que adoptar en el futuro y cuáles son los pasos que tenemos que seguir durante el proceso de desescalada en los que respecta a la apertura del baño en las Lagunas y a todo lo que afecta directamente al parque y al turismo”.

Sabedores de impacto negativo que el coronavirus está teniendo dentro de la restauración, desde el Ayuntamiento de Ruidera han decidido eliminar las tasas que los hosteleros tienen que pagar por la retirada de basuras y por otros servicios. Tampoco se les va a cobrar por montar terrazas en sus negocios. “El Covid ha afectado mucho a este sector, a pesar de que aún no nos encontramos en la temporada de verano. Y es que ya han perdido todo el negocio que podían recibir durante el puente de mayo, la Semana Santa, etc. Por eso, hemos decidido poner nuestro granito de arena y eliminar estas tasas”.

Parque entre dos provincias

Un hecho destacable, que no por ello deja de ser también curioso, es que durante la fase 2 de desescalada todavía no está permitida la circulación de personas entre las distintas provincias. Y el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera presenta la particularidad de que se encuentra entre las provincias de Ciudad Real y Albacete. “Esta situación puede suponernos un problema justo ahora que todavía no está permitida la circulación interprovincial. Nosotros llegamos hasta la que se conoce como La Isla, y las únicas playas del parque que pertenecen a la provincia de Ciudad Real son la de la laguna del Rey, conocida como la playa de La Perca, la laguna de Entrelagos y un club náutico que hay. Por tanto, creemos que hasta que las personas no se puedan desplazar a otra provincia esta situación puede ser un problema, porque viene mucha gente y tenemos muy poco espacio, por lo que podría llegar a masificarse”.

A este respecto considera que este problema podría solucionarse si el 21 de junio cuando concluya el estado de alarma y se eliminen restricciones , entre las que puede estar la circulación interprovincial, pues “la gente que viene desde la provincia de Ciudad Real ya podría estar por todas las lagunas, incluidas por las que dependen de la provincia de Albacete”.

Ruidera es un pueblo manchego de poco más de 500 habitantes / Clara Manzano

Ruidera es un pueblo manchego de poco más de 500 habitantes / Clara Manzano

La crisis generada por la Covid-19, también ha afectado a las empresas de deportes de aventuras que hay en Ruidera, aunque la alcaldesa aclara que “ya desde la fase 1 de desescalada se han vuelto a ponerse en marcha. De hecho, todo lo referente al senderismo y a las embarcaciones sólo se pueden realizar a través de rutas guiadas. Y desde que la provincia entró en la primera fase, ya se han vuelto a poner en movimiento”.

Descontrol masificado de turistas

Tanto desde las diputaciones de Ciudad Real y Albacete como desde la Junta de Castilla-La Mancha se están estudiando diversas medidas para intentar paliar el problema del descontrol masificado de turistas que durante momentos puntuales puede sufrir el parque. “He llegado a tener noticias de que, durante algunos días, como por ejemplo un 15 de agosto, se han podido concentrar en todo el parque entre 14.000 o 15.000 personas. Y este hecho podría haber supuesto un problema en caso de que, por ejemplo, se hubiese producido un incendio”.

Otro asunto sobre el que se está trabajando para mejorar la seguridad del parque pasa por la construcción de unos aparcamientos grandes “para que la gente deje los coches allí y no los sitúe en el borde de la carretera. Actualmente, los visitantes van dejando sus vehículos en el borde de la carretera y en las explanadas, ocupando con ello mucho espacio y dificultando la circulación a senderistas, paseantes, ciclistas, etc.”. Por todo ello “se está estudiando la posibilidad de que los turistas puedan dejar sus coches en un sitio y desplazarse posteriormente por medio del parque. Y, a lo mejor, podría ser por medio de un autobús que suba y baje durante todo el día. Pero, de momento, ahora todo esto se ha quedado parado”.

Por último, la alcaldesa de Ruidera quiere lanzar un mensaje de agradecimiento a los ciudadanos por su comportamiento durante estos “difíciles” momentos. “Queremos dar las gracias a toda la población por lo bien que se han portado, respetando en todo momento las normas establecidas y siendo conscientes de la problemática de la situación. Incluso han comprendido de buen agrado el que hayamos tenido que suspender las fiestas de agosto”.

En Ruidera aún no está permitido el baño / Clara Manzano

En Ruidera aún no está permitido el baño / Clara Manzano

En esta línea Josefa Moreno recuerda que “también hemos recibido la colaboración de las diferentes fincas, que han desinfectado las calles utilizando sus maquinarias; a Protección Civil, que también han prestado sus servicios a la gente mayor y a los más necesitados; y a la Guardia Civil, que nos está ayudando mucho al encontrarse de baja nuestro Policía Local con motivo del coronavirus”.

Precisamente, con la baja del único Policía Local que hay en Ruidera, y la cual se prevé que sea de larga duración, “hemos pedido a la Subdelegación de Gobierno que nos manden refuerzos de cara a la futura temporada de verano”.

Por todo ello, la alcaldesa llama a la concienciación  para que se respeten las normas establecidas. “No podemos volver hacia atrás ni perder todo lo avanzado, pues, en el caso de que cerrasen el parque al turismo, prácticamente lo perderíamos todo”.