La Cooperativa Vinícola de Valdepeñas inicia su actividad con la uva tempranillo

En esta primera campaña de vendimia, que se prolongará unos 20-25 días, los socios esperan molturar más de 5,5 millones de kilos de uva

M. Guerrero- EFE
Valdepeñas

La Cooperativa Vinícola de Valdepeñas, que cuenta con 37 agricultores para elaborar su propio vino y que nació para evitar los conflictos entre industriales y productores por el precio del fruto, inició este martes su actividad con la recepción de uva tempranillo, casi 80.000 kilos de uva, cantidad que irá en aumento en los próximos días ya que a partir de este jueves o el viernes se empezará a recibir uva blanca.
En esta primera campaña de vendimia, que se prolongará unos 20-25 días, los socios esperan molturar más de 5,5 millones de kilos de uva: 4 millones de kilos de uva propia y 1,5 millones de kilos de uva de la cooperativa de Torrenueva, que también molturará la cooperativa valdepeñera. “Estos datos sino bajan los rendimientos, porque van a la baja”, apuntó el presidente de la Cooperativa Vinícola de Valdepeñas, José Antonio Merlo.
En cuanto a la calidad, Merlo declaró que es buena, por lo que se espera un vino óptimo.
Pablo Manuel Alcaide, vicepresidente, ha precisado que la capacidad de las dos líneas de molturación con que cuenta la cooperativa asciende a 20 millones de kilos.
Esta cantidad podría incrementarse en los próximos años, pues muchos de los agricultores asociados han optado por destinar todo su potencial vinícola a la cooperativa.
Además, en un futuro esperan también embotellar su vino, ya que las instalaciones disponen de una embotelladora y de una nave de crianza con capacidad para más de un millar de barricas.
Los socios que han constituido la Cooperativa Vinícola de Valdepeñas se han integrado en la sección de vinos del grupo Dcoop-Baco, que actualmente cuenta con 15 cooperativas asociadas y suma una nueva denominación de origen, la de Valdepeñas.
La producción global de los socios de la sección asciende a unos 200 millones de kilos de uva pertenecientes a unos 8.000 viticultores que ocupan 36.000 hectáreas de viñedo, fundamentalmente en La Mancha, y cuya facturación alcanza los 60 millones de euros.

Instalaciones
Las instalaciones de la nueva y única cooperativa que hay en el municipio están situadas en las de las antiguas Bodegas Espinosa, al lado de la Autovía A-4, que los cooperativistas adquirieron en subasta por unos 700.000 euros, según han informado a Efe fuentes de la sociedad.
Las mismas fuentes han añadido que no ha sido necesario acometer grandes obras y sí las remodelaciones necesarias para la actualización y ampliación del muelle de descarga, actuaciones contempladas en una inversión global, incluida la compra de la bodega, de unos 2,6 millones de euros.
La adquisición de esta antigua bodega se produjo a finales de julio tras los problemas que supuso cerrar la compra de una empresa de oficios, situada en la carretera de La Solana, en la que en principio pensaban instalarse.