La Escuela de Pesca de El Vicario, mucho más que un club deportivo

Julia Yébenes Ciudad Real
Un niño saharaui con una pieza / Lanza

Un niño saharaui con una pieza / Lanza

Lleva siete años funcionando y realiza una importante labor social en torno a la pesca en un entorno natural, en las que participan escolares y colectivos como el de afectados por el Síndrome de Down, personas con capacidades diferentes o los niños ucranianos y saharauis que visitan la provincia cada verano

“El fin principal es que el niño y su familia se diviertan”. Estas palabras de Luis Campos, uno de los ‘padres’ de la Escuela provincial de Pesca Virgen del Pilar, con sede en el embalse El Vicario es una clara declaración de principios de la actividad que durante todo el año desarrollan junto a cientos de niños y jóvenes de entre 6 y 20 años.

Luis CAmpos y José Ignacio Muñoz / Elena Rosa

Luis CAmpos y José Ignacio Muñoz / Elena Rosa

Campos, junto a otros ‘implicados’ como José Ignacio Muñoz, encabeza un proyecto deportivo y social que combina las competiciones  de pesca de distintas modalidades y categorías, con otras actividades de recreo en torno a la pesca en un entorno natural, en las que participan escolares y colectivos como el de afectados por el Síndrome de Down, personas con capacidades diferentes o los niños ucranianos y saharauis que visitan la provincia cada verano.

Lleva siete años funcionando sin apenas ayudas públicas (reciben pequeñas subvenciones de la Diputación  el Ayuntamiento), tan sólo con las cuotas federativas y algunos patrocinios que les facilitan material como el de Decathlon (les ha donado cañas) o Hierros Ciudad Real (camisetas promocionales).

Una niña saharaui en el Pantano El Vicario / Lanza

Una niña saharaui en el Pantano El Vicario / Lanza

Lo que más destaca es la humanidad de los dirigentes de la escuela, que reiteran “el altruismo” de su dedicación a la hora de atraer a decenas de personas que deciden celebrar actividades y encuentros en este entorno natural y fluvial.

Precisamente, en este 2018 han pasado por las instalaciones del margen izquierdo de El Vicario, arrendadas por la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), un grupo de preuniversitarios de movilidad reducida (pudieron pescar gracias a los puestos adaptados que tienen), los niños procedentes de los campamentos de El Sáhara dentro del programa Vacaciones en Paz, y los asistentes al II Festival Somormujo.

La visita de los pequeños saharauis y sus familias de acogida, el 28 de julio, también fue una jornada “especial”, en la que, como en otras ocasiones, los niños aprendieron técnicas de pesca.

Participantes en el Festival de Somormujo / Lanza

Participantes en el Festival de Somormujo / Lanza

Respecto al certamen musical fue un encuentro “social, artístico y ambiental” celebrado el 28 de agosto a beneficio de Proactiva Open Arms, en el que se desarrollaron actividades y conciertos musicales. En concreto, actuó Adrián Berra, Nerea Zárate y Felipe Jiménez, además de desarrollarse una mesa redonda sobre ‘Consumo y democracia en relación con la actual crisis de refugiados’.

De la misma manera, en unos días se celebrará una de las convocatorias más emblemáticas, como es el XII Concurso de Pesca El Pilar, un evento patrocinado por la Asociación de Vecinos del Barrio del Pilar, con motivo de la festividad de la barriada, en un certamen de pesca de parejas mixtas entre niños y adultos, “en el que también habrá regalos”.

Un grupo de estudiantes en la Escuela de Pesca / Lanza

Un grupo de estudiantes en la Escuela de Pesca / Lanza

“La labor que hacemos es muy bonita y estamos encantados”, reitera Campos, que señala que además de la labor social, también dan espacio a acciones formativas, como los cursos de jueces de pesca, monitores de kayak, o reuniones de algunas sociedades de pescadores, que en la provincia hay más de una treintena.

Todos los sábados

Al margen de estas citas veraniegas, Campos y Muñoz , junto a un grupo de fieles colaboradores, comparten todos los sábados desde hace más de una década jornadas en las que enseñan a los niños el arte de la pesca, “en unas jornadas para la diversión, la convivencia y el contacto con la naturaleza”.

“Les enseñamos a hacer nudos, explican, iniciación con las cañas, uso del material de pesca y los aparejos, cómo se monta un anzuelo y la pluma, y los tipos de cebos, como el de maíz, con bichos o lombrices”.

Todo ello, sin olvidar “el cuidado y mantenimiento de la flora y la fauna”.

La escuela acoge cursos de kayak / Lanza

La escuela acoge cursos de kayak / Lanza

Competiciones

En cuanto a los competiciones, El Vicario ha sido recientemente sede (entre el 14 y el 16 de septiembre) del XIV Campeonato de España Agua Dulce Infantil, el XXVI Campeonato de España Agua Dulce Juvenil y el XXX Campeonato de España Agua Dulce junior, en los que hubo representación de la escuela ciudarrealeña.

Este mismo fin de semana, 29 y 30 de septiembre, está acogiendo el Campeonato Autonómico de Pesca Liga de Club, en los que están participando diez equipos y 50 participantes de toda Castilla-La Mancha y que es clasificatorio para el Campeonato de España.

Cerca de finalizar el año acogerá una cita más amplia como es la Copa Internacional Sensas, que reunirá a unas 200 personas entre “las mejores cañas del mundo”, aficionados y público.

Este ejemplar, que acaba de picar, será devuelto a las aguas / Lanza

Este ejemplar, que acaba de picar, será devuelto a las aguas / Lanza

Especies exóticas

En cuanto al tratamiento de las especies consideradas exóticas como la carpa una vez pescadas que, en función de una sentencia judicial, deben ser matadas una vez fuera del agua, Campos y Muñoz se muestran en contra y siguen “pescando sin muerte”, al igual que se hace en  embalses de cabezas de ríos como el Jabalón o Montoro.

A su juicio, además de ser una enseñanza “poco didáctica” para los niños, “no han facilitado puntos de recogida ni contenedores orgánicos” para depositar las piezas  muertas. “No lo hemos hecho nunca, ni lo haremos, nosotros devolvemos los peces al agua”, apuntan.

Precisamente, entre las especies que conviven en las aguas del pantano ciudarrealeño, también destinadas al riego agrícola, están el alburno, la carpa, el carpín, el lucio, el black-bass, la perca, el percasol, el gardón o el pez gato, así como “han llegado a haber anguilas”.

Campos y Muñoz subrayan, por último, “la afición y número de pescadores que hay en Ciudad Real”, a tenor de las 2.800 licencias federativas, de las cerca de 4.000 de Castilla-La Mancha.