La excesiva turbidez del agua en Puertollano se debió al cierre de una válvula

Ayer martes, el agua en algunos domicilios de la ciudad salía de los grifos con una excesiva turbidez, lo que provocó la molestias de muchos ciudadanos. En este sentido, desde Aguas de Puertollano se ha querido transmitir un informe al consistorio en el que se explicaque se ha puesto en marcha la nueva Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) en el polígono La Nava y la entrada en operativo de esta instalación ha llevado asociada la puesta en funcionamiento de una nueva red arterial, nuevos entronques y nuevas válvulas reductoras de presión.

Ayer martes, el agua en algunos domicilios de la ciudad salía de los grifos con una excesiva turbidez, lo que provocó la molestias de muchos ciudadanos. En este sentido, desde Aguas de Puertollano se ha querido transmitir un informe al consistorio en el que se explicaque se ha puesto en marcha la nueva Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) en el polígono La Nava y la entrada en operativo de esta instalación ha llevado asociada la puesta en funcionamiento de una nueva red arterial, nuevos entronques y nuevas válvulas reductoras de presión.

Así, en el proceso de ajustes de estas nuevas válvulas y entronques, se produjo el cierre inesperado de una de las válvulas reductoras de presión ubicadas en la tubería de bajada del depósito de Santa Ana. Este hecho provocó la falta de suministro en momentos puntuales y que la red de distribución de agua se quedara por tanto vacía.

   En el mismo informe explican que fue en el proceso de normalización y restablecimiento de suministro y de aporte de agua, a través de la válvula mencionada, cuando se produjo el arrastre de los sedimentos que siempre existen dentro de cualquier tubería de distribución. Estos arrastres son los que han dado lugar a la coloración del agua y episodios de turbidez en el agua suministrada.

    En este sentido, durante la mañana de ahoy y una vez normalizado el suministro, en cuanto a presión se refiere, se procedía  a través de bocas de riego e hidrantes a purgar las redes de distribución, favoreciendo la eliminación de arrates y sedimentos y acelerando la renovación del agua hasta conseguir el normal suministro.