La Fundación Fisac transmitirá al Ayuntamiento de Getafe su malestar por la intervención grafitera en el polideportivo y espera que sea borrada

Julia Yébenes Ciudad Real
Imagen actual del pabellón la Alhóndiga en Getafe, obra de Fisac, tras la intervención del grupo Boamistura / CULTURA INQUIETA

Imagen actual del pabellón la Alhóndiga en Getafe, obra de Fisac, tras la intervención del grupo Boamistura / CULTURA INQUIETA

El presidente de la Fundación Fisac, Diego Peris, confía en que junto al eco mediático y otras reflexiones críticas de colectivos de la arquitectura presionen para que se pueda borrar la composición grafitera, y pase a ser considerada como un montaje efímero

La Fundación Miguel Fisac enviará en las próximas horas una carta al Ayuntamiento de Getafe para expresar su malestar por la intervención del colectivo artístico Boamistura en la fachada de hormigón del último edificio construido por el arquitecto ciudarrealeño Miguel Fisac (1913-2006): el polideportivo de la Alhóndiga.

Así lo ha avanzado el también arquitecto Diego Peris, presidente de la entidad, quien, en nombre de la misma, transmitirá su preocupación por una actuación “equivocada» e instará al Consistorio getafense a explorar las posibilidades para revertir la acción y eliminar los coloridos grafitis.

Peris lamenta la intervención, promovida por la propia concejalía de Cultura de la localidad madrileña, al organizar el 12 y 13 de septiembre la primera edición del festival de arte urbano CI Urban Fest. El resultado fue la plasmación en uno de los frontales del polideportivo proyectado por Fisac una composición en fuertes tonalidades, con el lema superpuesto de ‘empatía’.

Según Peris, la decoración es “una alteración importante y negativa” de un edificio que alberga las señas de identidad de Fisac, como es el uso del hormigón visto con textura especial y las grandes vigas pretensadas, que en este caso cubren el polideportivo.

“La pintura, opina el presidente de la Fundación Fisac, lo cambia todo” en una construcción de “arquitectura consolidada” y una visión plástica característica de un nombre propio de la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX”.

Tras alzarse varias voces artísticas y profesionales contra las pinturas, Peris confía en que junto al eco mediático y otras reflexiones críticas de colectivos de la arquitectura presionen para que se pueda borrar la composición grafitera, y pase a ser considerada como un montaje efímero.

Por ello, intentarán llamar la atención del Colegio de Arquitectos de Madrid para que respalde la reversión ante “un desatino como éste”.

Al parecer, el Ayuntamiento de Getafe a priori “no está por la labor”.

Con todo, si se lleva a cabo, la retirada de la pintura, según el arquitecto ciudarrealeño, será “complicada y difícil” porque no son paramentos lisos, sino con textura y rugosos.

La fundación

Peris ha recordado la importancia de la fundación, una institución “con mínima infraestructura” pero con un importante papel a la hora de preservar el legado cultural de uno de los referentes arquitectónicos de las últimas décadas de la pasada centuria.

Ha recordado la labor de catalogación y digitalización del patrimonio que dejó el arquitecto nacido en Daimiel, tanto a través de los legajos de los 400 proyectos que realizó, como de sus pensamientos y otros fondos documentales.

Por ahora, han digitalizado el 100% de las fotografías.

En un futuro, y con la digitalización de toda la obra de Fisac ya realizada, la fundación pondrá a disposición de todos los estudiosos y expertos, la totalidad de su obra, a través de la web de la entidad.

La directiva del organismo está compuesta, además de Peris, por sendos representantes de los colegios de Arquitectos de Castilla-La Mancha y Ciudad Real, y por el secretario Javier Navarro.