La Guardia Civil confirma un positivo en la Comandancia y la muerte de un guardia en cuarentena

Belén Rodríguez Ciudad Real / Manzanares
Guardia Civil en un control de seguridad en la provincia esta semana / Lanza

Guardia Civil en un control de seguridad en la provincia esta semana / Lanza

El agente fallecido estaba destinado en Herrera de La Mancha y según la asociación Jucil no tenía patologías previas, "no le han hecho la prueba pero el caso se está tratando como Covid-19". El positivo en la Comandancia ha obligado a desinfectar las instalaciones y tomar medidas. Según Jucil esté segundo guardia está en la UCI en Ciudad Real

La Guardia Civil de Ciudad Real ha confirmado un caso positivo de coronavirus en la Comandancia de la capital, y la muerte de un agente destinado en la prisión de Herrera de La Mancha «que estaba en cuarentena», y que de confirmarse el Covid-19 sería el segundo guardia que fallece en toda España.

38 años y sin patologías previas

El guardia civil fallecido, Javier Collado Rivas, tenía 38 años, era natural de Linares, vivía en Manzanares y estaba destinado en Herrera. «No tenía patologías previas, y ha muerto en casa por una crisis respiratoria, aunque en principio sus síntomas no parecían graves», ha explicado el portavoz de la asociación Jucil Raúl Pérez, que ha difundido la noticia esta tarde en su cuenta de Twitter.

La familia no lo podrá velar

“No le han hecho la prueba pero el caso se está tratando como de coronavirus, de hecho su familia ni le podrá velar, lo van a incinerar», lamenta Pérez, que hace un llamamiento social para que empresas con mascarillas y guantes los done a las fuerzas de seguridad del Estado, que según denuncia están desprotegidos.

30 guardias en una sala minúscula

Esta asociación se queja de las duras condiciones en las que tienen que desempeñar su labor en estos días de pandemia los guardias destinados a prisiones, como este caso. “Son 30 en una sala minúscula”, denuncia.

El guardia fallecido (la comandancia de Ciudad Real no da detalles) llevaba dos días en su casa con los síntomas, no bebía, no fumaba y era deportista, “hoy se estaba ahogando, no podía respirar, su mujer ha llamado a una ambulancia y no les ha dado tiempo a llegar al hospital, ha muerto en el traslado”.

«No le han hecho la prueba pero el caso se está tratando como de coronavirus, de hecho su familia ni le  podrá velar  lo van a incinerar», lamenta Pérez, que hace un llamamiento social para que empresas con mascarillas y guantes los done a las fuerzas de seguridad del Estado, que según dice están desprotegidos.

El positivo en Ciudad Real se confirmó hace días y ha habido que desinfectar las instalaciones y tomar medidas para cortar el contagio. Jucil afirma que se trata del cabo mayor, instructor de tiro, y asegura que este guardia está en la UCI.

La Guardia Civil necesita mascarillas y guantes

Jucil hace un llamamiento social a empresas y ciudadanía en general para que donen mascarillas, “que si no están trabajando seguro que tienen”, recalca. “Estamos muy expuestos”.

Que se hagan pruebas a los guardias

La asociación también exige que se hagan las pruebas a los miembros de los cuerpos de seguridad, “nosotros somos un foco de infección muy grande, además de estar expuesto al contagio podemos estar contagiando a otros sin saberlo. Por lo que estamos conociendo no tienes porque tener síntomas para generar el virus, y a nadie les están haciendo los tests”.

El cabo mayor, en la UCI en Ciudad Real

El positivo en Ciudad Real es un caso diferente al de Herrera de La Mancha. Se confirmó hace días y ha habido que desinfectar las instalaciones y tomar medidas para frenar el brote, entre ellas reducir al mínimo la atención en oficinas.

Otro contagiado en el hospital de Alcázar

A estos dos contagios confirmados, sin que exista conexión en principio entre ellos, hay que sumar el de otro guardia civil de 43 años, también destinado en Herrera de La Mancha, que según Raúl Pérez está ingresado en el Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan.

La semana pasada, poco antes de decretarse el estado de alarma, se hizo público el caso de la subdelegada del Gobierno en Ciudad Real, María Ángeles Herreros, que lleva doce días confinada en su casa, recuperándose de la enfermedad.