La Guardia Civil se incauta material valorado en un millón de euros, con droga, objetos agrícolas y cuatro galgos

Julia Yébenes Ciudad Real

La operación Antyman se ha saldado con 22 detenidos y cuatro investigados, y ha permitido el desmantelamiento de una organización criminal con conexiones en Francia y Marruecos

Efectivos de la Guardia Civil de Ciudad Real han asestado un importante golpe a los robos en el campo y al tráfico de drogas en la provincia con la operación ‘Antyman’, en la que se han incautado diferentes objetos y maquinaría agrícola, 350 gramos de cocaína y un kilo de cogollos de marihuana, además de cuatro galgos, muy valorados en el comercio negro que hay “de toda la vida en Ciudad Real”, según el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Humberto Urruchi,

La subdelegada del Gobierno en la provincia, Ángeles Herreros, ha dado los detalles de la operación que se inició en diciembre de 2018 con dos detenciones en el marco de los planes contra las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas y contra el robo de cobre, que ha concluido con 22 detenidos y cuatro personas investigadas, además de la recuperación del material desmantelado, que en conjunto tiene un valor de un millón de euros.

Tres células

Herreros ha destacado “la importancia de la operación” para desmantelar a una organización criminal dividida en tres células, con conexiones en Francia y Marruecos.

La primera célula estaba asentada en Ciudad Real y compuesta por ciudadanos de origen español y rumano, entre los que se encontraban dos de los principales cabecillas de la organización.

Se dedicaban principalmente a la perpetración de robos en naves industriales y explotaciones agropecuarias, aunque los agentes, según Herreros, también constataron  cómo algunos de sus miembros se dedicaban al tráfico de drogas que, al parecer, sustraían a otros traficantes. Posteriormente, la adulteraban y dosificaban para su venta.

Estos presuntos delincuentes también robaban vehículos, a los que troquelaban el número de bastidor, falsificaban su documentación, y doblaban las placas de matrícula.

Posteriormente, los coches eran utilizados en la comisión de los delitos o los ponían en  venta, a través de portales en Internet.

Material de la operación Antyman / Elena Rosa

Material de la operación Antyman / Elena Rosa

El segundo grupo estaba asentado en la provincia de Toledo, compuesto por ciudadanos españoles que robaban en naves industriales, explotaciones agropecuarias, y también en domicilios. Trasladaban los objetos de mayor envergadura a Ciudad Real donde los guardaban en las naves de los cabecillas de la primera célula.

La tercera célula estaba ubicada en la provincia de Madrid, integrada por ciudadanos de origen magrebí que se encargaban, principalmente, de receptar los objetos sustraídos por el resto de miembros de la organización para introducirlos de manera ilegal en Marruecos.

Tras trasladaban el material en furgones de gran capacidad de carga y los vendían en el mercado negro, a través de los puertos de Motril y Almería.

A todos los detenidos se les imputan los delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, falsificación de documento público, blanqueo de capitales, estafa, delito contra la seguridad vial, receptación y otras conductas afines, atentado contra agente de la autoridad y usurpación de estado civil.

Material de la operación Antyman / Elena Rosa

Material de la operación Antyman / Elena Rosa

Primeras dos detenciones

Las investigaciones se iniciaron con la detención el 31 de diciembre de dos personas que portaban objetos robados en Manzanares, donde en esa época habían aumentado este tipo de delitos localidad.

A raíz de las primeras investigaciones, los agentes concluyeron que se trataba de una organización criminal estructurada en las tres divisiones, que estaban relacionadas entre sí, “con el objetivo común de obtener lucro económico” y con unas funciones claramente estructuradas para cometer los hechos ilícitos.

En la operación, los efectivos policiales realizaron dieciséis registros domiciliarios que les permitieron intervenir una gran cantidad de material, que esta mañana se ha expuesto en le patio de la Comandancia de la Guardia Civil de la capital

En concreto, los agentes se incautaron 350 gramos de cocaína de gran pureza, 1.000 gramos de cogollos de marihuana, diversas básculas de precisión y útiles para la dosificación y el envasado de la sustancia. También intervinieron vehículos de alta gama y dos camiones, además de seis generadores eléctricos, dos caravanas, dos tractores pascualines, dos torillos de carga, una mini cargadora, una mini compactadora, dos rodillos vibradores, tres martillos hidráulicos, tres bombas de agua, un lote de 40 maletines de herramientas de construcción marca Hilti, herramientas de obra y jardinería, chatarra y cobre, cuatro perros de raza galgo, una pistola de fogueo, un gato hidráulico profesional, un aparato de diagnosis de vehículos, tres máquinas de lavado profesionales, tres monturas de caballo, cinco niveles láser giratorios, 1.000 euros en efectivo.

Las diligencias junto con los detenidos han sido puestas a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 1 de Manzanares.

Algunos de los detenidos, según Urruchi, estan en libertad y otros han ingreado en prisión.