Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
23 febrero 2024
ACTUALIZADO 08:25
  • Castilla-La Mancha
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La investigadora Florentina Villanueva recuerda la importancia de que las aulas tengan medidores de CO2 para que los niños no pasen frío

villanueva florentina ER 2
Florentina Villanueva / Elena Rosa
Laura Espinar / CIUDAD REAL
La investigadora Florentina Villanueva recuerda la importancia de tener un medidor de CO2 en las aulas porque con él los niños no pasarán tanto frío,  al tener que asistir a clase con las ventanas abiertas. Villanueva, que trabaja en el instituto de Investigación en Combustión y Contaminación Atmosférica de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y forma parte del Parque Científico y Tecnológico regional, es una de las investigadoras más demandadas hoy por centros escolares y las AMPAS. Sostiene su argumentación sobre el uso de los medidores con el gráfico de una aula de primaria con 21 alumnos más un profesor, donde se reflejan los parámetros de temperatura y niveles de CO2.

La labor incansable de la investigadora Florentina Villanueva, perteneciente al Instituto de Investigación en Combustión y Contaminación Atmosférica de la UCLM en pro de la ventilación y las mediciones de dióxido de carbono como medidas para controlar la calidad del aire en los espacios cerrados ha puesto de relieve la necesidad de este tipo de prácticas,  máxime y sobre todo en este tiempo de pandemia en el que los alumnos tienen que asistir a las clases.

En este sentido, la también investigadora del Instituto de Recursos Humanos para la Ciencia y la Tecnología (INCRECYT) destaca la importancia de contar con un medidor de CO2 en las aulas porque con él los niños no pasarían tanto frío al tener las ventanas abiertas durante las clases.

grafico
Gráfico de un aula publicado por Florentina Villanueva/ Twitter

Temperatura constante

Villanueva sostiene su argumentación en los datos que arroja el gráfico de un aula con 21 alumnos más un profesor, según los cuales y tras la apertura de 4 ventanas -10 ctms. cada una (40 en total)- y la puerta,  la temperatura se mantiene constante (22 grados) mientras el CO2 se queda prácticamente por debajo de 770 ppm con la excepción del período en el que la puerta estuvo cerrada. “Lo cual no debe hacerse,  porque se interrumpe la ventilación”, asegura la experta en sus redes sociales.

Según detalla, en el aula objeto de estudio no pasan frío y tampoco es necesario tener las ventanas abiertas de par en par. “Las ventanas nunca deben cerrarse, la ventilación intermitente no funciona ya que se dispara la concentración de CO2, disminuye la ventilación y aumenta el riesgo de contagio”, aclara la experta. En la realización de esta prueba se usó como medidor el Aranet4.

Medir la calidad del aire interior

La investigadora Florentina Villanueva lleva años trabajando en la «contaminación del aire interior». Sus investigaciones la han llevado a formar parte de un proyecto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para medir la calidad del aire en el interior de los colegios y guarderías, donde los niños pasan muchas horas. Este trabajo ha formado parte de un proyecto más amplio para calcular el riesgo que corren los niños al estar expuestos a una mezcla de sustancias químicas en el interior de las aulas.

Noticias relacionadas:
 UCLM
 Lanza
 UCLM
 Archivo
Mostraron el compromiso de la comunidad educativa con la seguridad y confort en el centro
 J
Cerrar