La lluvia anegó al menos 3 sótanos y obligó a cortar una calle en La Solana

Noemí Velasco / Aurelio Maroto La Solana
Dos personas andan debajo de la lluvia en La Solana / Archivo

Dos personas andan debajo de la lluvia en La Solana / Archivo

La gota fría se notó este domingo por la noche en La Solana. El agua caída durante una fuerte tormenta anegó al menos tres sótanos en La Solana e inundó dos vehículos aparcados en la Avenida del Deporte. Agentes de seguridad atendieron siete incidencias en apenas cuarenta minutos

Al menos tres sótanos quedaron anegados por la lluvia este domingo en La Solana. En poco más de una hora cayeron 35 litros por metro cuadrado, según informa Radio Horizonte, aunque otras fuentes elevan la cantidad por encima de los 40 libros.

La Policía Local y la Guardia Civil atendieron siete llamadas entre las 23.39 y las 24.18 relacionadas con incidencias producidas por las precipitaciones. De hecho, los agentes tuvieron que ayudar a sacar dos vehículos de la Avenida del Deporte, “inundados por el agua”. La calle tuvo que ser cortada al tráfico.

También, dotación de bomberos del parque de Manzanares intervino en los sótanos anegados, en distintos puntos del municipio, para el achique de agua.

Testigos han confirmado que cayó una “fortísima tormenta de agua” con muchos truenos y relámpagos, que por momentos fue “torrencial”. En pocos minutos había calles convertidas en pequeños ríos. Las canales lloraban con fuerza y nadie, excepto los vehículos estacionados y el mobiliario urbano, permaneció a la intemperie.

El concierto más corto de la historia

La anécdota de la noche la protagonizó la Banda Municipal de La Solana, que apenas tocó una canción y media en el tradicional concierto de pasodobles organizado al aire libre en la plaza tras la procesión de subida de la Virgen de Peñarroya, desde el Humilladero hasta Santa Catalina.

Eran las once menos veinte de la noche y la Banda Municipal acababa de tocar ‘Amparito roca’ cuando el maestro ordenó comenzar el segundo pasodoble, ‘Olé’, y al bajar la batuta comenzó a llover. Los vecinos de La Solana hablan del “concierto más corto de la historia”.

Las previsiones meteorológicas no descartan más aguaceros y fenómenos tormentosos en los próximos días.