‘La mano que dibuja’, o cómo entender el universo imaginativo de Miguel Fisac a través de sus bocetos y dibujos

Fran Solís Ciudad Real

Diego Peris junto a la exposición que se está montando sobre los bocetos y dibujos de Miguel Fisac / J.Jurado

Conocer el universo de Miguel Fisac, a través de su reflexión y del pensamiento inicial de cada una de sus obras, por medio de una serie de bocetos, dibujos previos y perspectivas, es lo que podrán encontrarse todas aquellas personas que a partir del 4 de octubre visiten la exposición que se podrá contemplar en el Colegio de Arquitectos de Ciudad Real y que explica el proceso de desarrollo de sus proyectos o su visión final de los mismos

El arquitecto ciudadrealeño, Diego Peris, que ha sido uno de los precursores de esta muestra, impulsada por la Fundación Miguel Fisac, explica que el archivo de dicha Fundación “conserva una documentación muy rica de toda su obra, no solo de los proyectos finales, sino también del proceso de realización. Por tanto, lo que hemos querido mostrar en esta exposición es ese trabajo anterior que realizó, es decir, todos esos bocetos, dibujos previos y las perspectivas que hace para explicar a la gente cuál va a ser el proyecto final”.

Para llevar a cabo la muestra, en la que también han participado Javier Navarro, secretario de la Fundación Miguel Fisac, y dos alumnas de arquitectura, se han seleccionado, dentro de obra del conocido arquitecto daimieleño, una serie de dibujos muy representativos de los que realizó a lo largo de toda su trayectoria.

En total son más de treinta paneles los cuales agrupan ocho o diez dibujos cada uno, para un total de cien bocetos de la obra de Fisac, y que han sido extraídos del archivo de la Fundación, aunque en la puesta de largo de esta exposición no se muestran los trabajos originales (que permanecen en el archivo), sino que se han utilizado otras piezas digitalizadas y escaneadas a partir de los originales.

Imagen de los planeros que Miguel Fisac tenía en su archivo y en donde ordenaba parte de sus trabajos / J.Jurado

Imagen de los planeros que Miguel Fisac tenía en su archivo y en donde ordenaba parte de sus trabajos / J.Jurado

Peris comenta que para poder explicar y hacer más accesible a todo el mundo la obra de Fisac, «hemos dividido la exposición en cuatro bloques. El primero de ellos guarda relación con una de las áreas más atractivas de su trabajo, como son las iglesias y la arquitectura religiosa. Se trata de un proyecto que va cambiando mucho con los años porque la sociedad va evolucionando y con ella, también cambia la mentalidad religiosa”.

La segunda fase que puede contemplarse en la muestra se centra en la estructura de los ‘Huesos’, con sus formas y dimensiones. Dentro de este apartado puede observarse la singular estructura que desarrolló Miguel Fisac. Para tal fin, se ha realizado una selección cronológica que parte de los trabajos realizados por el arquitecto en los años 50 hasta llegar al último proyecto del pabellón de Getafe con la Alhóndiga.

Una tercer apartado, que ha sido bautizado con el nombre de ‘composición’, “se centra en los proyectos que Fisac hace con pequeñas piezas que va pegando”, explica Peris, quien añade que, dentro del mismo, se pueden observar los bocetos de dos proyectos en la provincia de Ciudad Real como son el laboral de Daimiel o el de la Confederación Hidrográfica, un proyecto que nunca se llegó a ejecutar.

En la cuarta etapa, que engloba la inserción en el paisaje, aparecen viviendas, proyectos de restauración y un estudio de cómo el proyecto incide en el propio paisaje.

El arquitecto Diego Peris muestra algunos de los bocetos originales realizados por Miguel Fisac y que se encuentra en la Fundación / J.Jurado

El arquitecto Diego Peris muestra algunos de los bocetos originales realizados por Miguel Fisac y que se encuentra en la Fundación / J.Jurado

Diego Peris considera que esta exposición, que podrá visitarse en el Colegio de Arquitectos de Ciudad Real durante los meses de octubre y noviembre, también puede servir para que las personas conozcan mejor la manera de trabajar de Miguel Fisac: “Puede contribuir, en general, a que la gente entienda que el proyecto de arquitectura tiene un pensamiento previo, pues hoy en día nos hemos acostumbrado a que parece que el ordenador lo hace todo, cosa que no es cierto, pues hay que darle la información. Pero en estos casos, como en la manera de trabajar de Fisac, todavía era más visible, porque uno puede ir viendo el pequeño dibujo a mano alzada, o bien el croquis que hace para observar cómo todo eso va evolucionando y se va concretando en un tema hasta que al final llega a definirse el proyecto”.

Desde su punto de vista, todo ese proceso “es el que hace el arquitecto en la creación de una obra y que luego se convierte en una realidad”. Por tanto, “creo que es muy interesante, puesto que, por un lado, explica cuál ha sido el resultado final y el camino que ha seguido la persona que lo ha pensado, mientras que, por otra parte, da una idea de un trabajo importante, que es ese trabajo que está siempre por detrás de la reflexión y del pensamiento antes de llegar a la ejecución de la obra”.

Por tanto, la exposición ‘La Mano que dibuja’, reúne un conjunto de dibujos, bocetos previos, croquis y perspectivas finales que muestran la actividad de Miguel Fisac, la del arquitecto que piensa y que estudia previamente, para, posteriormente, proyectar edificios.

Una de las secciones de la exposición / J.Jurado

Una de las secciones de la exposición / J.Jurado

Fundación Miguel Fisac

Diego Peris, que actualmente es el presidente de la Fundación Miguel Fisac, explica que dicha fundación “fundamentalmente es un archivo documental de la obra de uno de los grandes arquitectos del siglo XX, siendo a su vez un pequeño tesoro que guarda una relación importante con la provincia de Ciudad Real, porque Fisac nació en Daimiel y realizó muchas obras en la provincia”.

Concluye diciendo que “tenemos la suerte de haber ordenado y catalogado la obra de Fisac. Y lo ponemos a disposición de todo el mundo. De hecho, seguimos teniendo muchas consultas de investigadores, estudiosos y de gente que hace tesis doctorales sobre la obra de Miguel Fisac. Por todo ello, creo que es una buena forma de contribuir al conocimiento y a la divulgación de la arquitectura española del siglo XX”.