La menor víctima de una presunta agresión en una academia de Puertollano ratifica los hechos

Mercedes Camacho Ciudad Real
El profesor, de mediana edad, a la salida de la Audiencia acompañado de su abogado en una de las sesiones del juicio / J.Jurado

El profesor, de mediana edad, a la salida de la Audiencia acompañado de su abogado en una de las sesiones del juicio / J.Jurado

Mientras la Fiscalía solicita cinco años de cárcel por cada uno de los dos delitos de abuso sexual, la defensa solicita la libre absolución o, subsidiariamente, que alguno de los delitos se considere en grado de tentativa además de otras atenuantes.

Después de que se suspendiera la pasada semana, este jueves ha quedado visto para sentencia el juicio que se ha celebrado durante dos semanas en la Audiencia Provincial contra el profesor de una academia de inglés de Puertollano acusado de dos delitos de abuso sexual a menores después de que el tribunal escuchara el testimonio de una de las menores después de que la semana pasada su familia intentara impedirlo.

Así lo ha confirmado a Lanzadigital.com el Fiscal jefe de Ciudad Real, Luis Huete, quien ha destacado que surante la sesión -celebrada a puerta cerrada- la menor ha ratificado la declaración que hizo en el año 2013 cuando se presentó su denuncia y la de otra menor, un momento en el que tenía 7 años.

Esa ratificación en el relato de la menos de los presuntos abusos sexuales así como otras pruebas entre las que se encuentran el informe emitido por el equipo psicosocial de los juzgados -formado por una psicóloga forense y una trabajadora social- que daba credibilidad al relato de la niñas ya que, como señalaron los profesionales la pasada semana, “no han mentido”.

Petición de penas en el juicio

Por este motivo, el Ministerio Fiscal ha elevado a definitivas sus conclusiones y acusa al profesor de dos delitos de abuso sexual de menores de trece años por los que pide en total diez años de cárcel, ocho de libertad vigilada y una indemnización de 6.000 euros, 3.000 para cada una por “daños morales”.

Finalmente, y tras la retirada de la acusación particular ejercida por los padres de la menor que ha testificado “para evitar daños psicológicos a la menor, que hoy día tiene 11 años”, la defensa del hombre, W.A.P., ha solicitado la libre absolución de su patrocinado o, subsidiariamente, que alguno de los dos delitos se consideren en grado de tentativa además de que se tengan en contra otras atenuantes.