La provincia de Ciudad Real en los años 40

Carlos Muñoz de Luna Ciudad Real
Pascual Crespo, alcalde de Ciudad Real cuando apareció Lanza

Pascual Crespo, alcalde de Ciudad Real cuando apareció Lanza

En 1940 la población total de la provincia ascendía a 530.308 personas, de las que 277.627 eran analfabetas, el 52,3%, tasa que subía al 59,2% entre las mujeres.

Es fácil imaginarse –o quizá no tanto— cómo era la vida en Ciudad Real y en la provincia en los años en que Lanza echó a andar, una vida condicionada fundamentalmente por una pobreza extrema para buena parte de la población y la escasez de bienes y productos básicos para la subsistencia.

En todo caso, para forjar una imagen aproximada de cómo se vivía en la provincia en los años 40 es útil acudir a los censos de población, disponibles en el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En 1940 la población total de la provincia ascendía a 530.308 personas, de las que 277.627 eran analfabetas, el 52,3%, tasa que subía al 59,2% entre las mujeres.

La principal ocupación de los ciudarrealeños era la agricultura, con 99.630 hombres dedicados a esa actividad. A gran distancia de los agricultores figuraban en el censo 3.900 albañiles y 3.383 ferroviarios, como principales ocupaciones. Otro importante colectivo, aunque no encuadrado en ninguna categoría laboral, era el de los presos, nada menos que 3.785, casi tantos como albañiles, o más si se le suman las 341 mujeres encarceladas. Había censados también 794 parados, 528 sastres, 133 curas y 15 mendigos. Los niños escolarizados eran 49.214 y quienes estudiaban más allá de la enseñanza primaria sumaban 2.557.

De las 279.058 mujeres censadas en la provincia, el 66,6%, es decir 185.992, aparecen como “miembros de familia”, categoría vacía en el caso de los hombres. Entre las que sí figuran como trabajadoras, el mayor número lo hace en el servicio doméstico (2.823). A la agricultura se dedican 875 mujeres y hay 92 mendigas. Sólo hay 464 chicas estudiantes, cinco veces menos que chicos, a pesar de que las niñas en primera enseñanza eran 52.299, alrededor de 3.000 más que niños.

La capital de la provincia contaba con 32.931 habitantes, de los que sólo 18 habían superado los 90 años y 262 los 80. El de agricultores era el colectivo laboral más numeroso, con 2.289 hombres censados como tales, entre los cuales figuraban 119 con catorce años o menos. Había más de mil empleados en el comercio y la hostelería, y otros tantos miembros del ejército, la policía y la Guardia Civil. Dedicados a la enseñanza estaban censados 98 hombres y 54 mujeres, y se contabilizaban 75 médicos.

Puertollano, con 24.676 vecinos, era entonces la quinta población de la provincia por número de habitantes tras la capital, Valdepeñas (30.409), Tomelloso (28.982) y Alcázar de San Juan (26.141). La minería copaba la actividad entre los puertollanenses, con 3.943 hombres dedicados a esta actividad (incluidos 27 trabajadores de catorce años), además de 19 mujeres.

La agricultura, con 5.240 trabajadores, copaba la actividad masculina en Valdepeñas, donde aparecían otros 317 hombres dedicados a la industria del vino. Había 696 presos y ningún mendigo, aunque el censo recoge 40 mendigas, el 43% del total provincial. De ellas, 25 tenían menos de 30 años.

En Alcázar de San Juan la principal ocupación era la agricultura, con 2.812 trabajadores, aunque la actividad ferroviaria era de vital importancia para la localidad, con 1.201 empleados. Había 5 mendigos y 31 mendigas.

Con 6.118 trabajadores censados como agricultores, Tomelloso era la localidad con mayor peso en esta actividad. Había 7 mendigos y 19 mendigas.

El censo de 1950

El censo de 1950 refleja cambios importantes en muchos aspectos. La población de la provincia había subido a 567.027 habitantes y Puertollano, con 34.884, había superado a la capital (con 34.244) como el núcleo urbano más poblado. El tercero era ya Tomelloso (30.072), seguido de Valdepeñas (26.020) y Alcázar de San Juan (25.139).

El analfabetismo se había reducido hasta el 26,16%, si bien la tasa de analfabetas duplicaba a la de los hombres: 33,88% frente al 17,79%. Con estudios constaban 80.369 personas, de las que 426 estaban en la universidad.

La población activa era de 200.932 personas, aunque de ellas sólo el 5,68% eran mujeres. De los 189.504 hombres activos, 118.694 (el 62,6%) son agricultores y 29.665 figuran como artesanos y jornaleros. Las mujeres activas eran 11.428, de las que más de la mitad (5.911) se dedicaban al servicio doméstico.

Constan 34.554 patronos, de los que 2.011 son mujeres. Hay 138.082 asalariados, 476 trabajadores independientes y 9.275 parados.

En 1950, las mujeres tenían 3,32 hijos de media, aunque había 40.755 que habían dado a luz a  entre cinco y diez hijos y 6.710 con más de diez hijos.