La recogida de la aceituna en Ciudad Real se generalizará en el puente de la Inmaculada con la constatación de grandes caídas

Julia Yébenes Ciudad Real
Aceituna en las instalaciones de una almazara / Lanzase verá muy mermada (Lanza

Aceituna en las instalaciones de una almazara / Lanzase verá muy mermada (Lanza

La vecería, la sequía y las altas temperaturas, entre las causas del descenso de la producción

La recogida de la aceituna se generalizará en las cuatro comarcas de tradición aceitunera de la provincia de Ciudad Real -Campo de Montiel, Campo de Calatrava, Montes Norte y La Mancha- en los próximos días, coincidiendo con la celebración del Puente de la Inmaculada.

Las fuentes consultadas confirman una caída media del 40 por ciento, que en algunos puntos concretos asciende hasta el 70%.

Montes Norte, regulación del árbol

Es el caso del Grupo Montes Norte, cuyos socios (tiene 7.500) llevan casi dos semanas recogiendo las variedades arbequina y picual, y seguirán con cornicabra.

Carmelo Monteagudo, presidente de la entidad, señala que en los primeros días la aceituna “se desprende peor del árbol”, y en esta campaña “habrá menos y será más rápida”, entre otros factores “por la regulación del árbol”, además de los efectos de la sequía.

Su producción media oscila entre los 10 y 15 millones de kilos de aceite, el 25% del volumen provincial y casi el 15% del regional, y han solicitado el almacenamiento del aceite en el primer plazo.

Sus estimaciones apuntan a nueve millones de kilos de producto, frente a los 15 millones de kilos de una recolección récord como la de 2018.

Campo de Calatrava

En el ámbito de la Denominación de Origen Aceite Campo de Calatrava también están recogiendo sus variedades, picual y cornicabra, con hasta un 60% de caída de producción, según su presidente Juan Pedro Díaz Bustamante.

La vecería, las altas temperaturas y la falta de agua harán que la sociedad, a la que están asociadas ocho cooperativas y empresas oleícolas, se queden por debajo de los tres millones de kilos de aceite, que el año pasado alcanzó los cinco millones. Habrá calidad, aunque el fruto haya estado afectado en algunos puntos por la mosca del olivo.

Según informa esta entidad en su web, los olivares de Campo de Calatrava comparten los términos municipales de 16 localidades de la comarca. Se reparten sobre una superficie de 22.073 hectáreas y su producción media anual asciende a 5.210 toneladas de aceite.

Gran caída de Campo de Montiel

En otro de los territorios ciudarrealeños de tradición olivarera, el Campo de Montiel, la Cooperativa de segundo grado Campo de Montiel también está en plena recolección, desde que iniciaron las labores de recogida el pasado día 25 de noviembre de picual y cornicabra.

La situación de los árboles es tan delicada, por la sequía de la primavera, la vecería y la picada de las moscas, que habrá olivares con mermas de hasta el 70%, según su presidente, Pablo Vivar, dentro de las variaciones a la baja del 50% en su promedio.

Covicar, sin existencias

La Cooperativa Virgen del Carmen (Covicar) de Almodóvar del Campo lleva más tiempo con el desarrollo de la presente campaña, desde que a finales de octubre empezaron a molturar la variedad arbequina y el 18 de noviembre, la cornicabra.

Tras el inicio de los trabajos en el campo por parte de sus más de 1.000 socios, el gerente de la sociedad, Miguel Gasca, también constata una recolección acompañada de una merma de entre un 40 y 50% sobre la producción del año pasado, que alcanzó los 13,3 millones de kilos de aceituna.

Esta cooperativa es una de las pocas que ha iniciado la nueva campaña sin existencias y, por tanto, no ha necesitado acogerse a la medida de autorregulación de la retirada de aceite para equilibrar la oferta y la demanda. “Hemos llegado vacíos”, apunta Gasca.

Entre 50 y el 70% de su aceite elaborado lo venden a nivel internacional, principalmente a Italia, y “algo” a Francia y EEUU.

Igualmente, su embotellado ‘Dehesa de Almodóvar’ llega hasta el mercado finlandés.

Colival: Premios internacionales

En la zona de Valdepeñas, los socios de la Sociedad Cooperativa Olivarera (Colival) han rebasado los dos meses desde que iniciaron la recogida de aceituna con las variedades más adelantadas para elaborar los “aceites verdes y tempranos”. En los últimos días están recogiendo la cornicabra y picual, y en total llevarán unos 900.000 kilos, informa su presidente, José Antonio Sánchez Elola.

Confirma una caída de producción, muy lejos de los volúmenes medios de 10 millones de kilos de aceituna, debido a la sequía y la ola de calor de mayo “que afectó mucho a los árboles en plena floración, además de la vecería.

Trabajan con las varieddes de arbequina, picual, cornicabra, hojiblanca y la italiana Frantoio, ésta última “con muy buena aceptación”.

Es otra de las sociedades que no ha participado en el almacenamiento porque “lo teníamos todo vendido y no hemos entrado en la subasta”, a tenor de los aceites cualificados que elaboran, destinados a mercados gourmet y con el sello Valdenvero muy reconocido en premios nacionales e internacionales.

Es el caso del Valdenvero Hojiblanco, reconocido recientemente como el mejor Hojiblanco del mundo, y el segundo mejor Aove del mundo.

El Progreso recogerá la mitad

La cooperativa El Progreso, de Villarrubia de los Ojos, comenzó a mediados de noviembre la recogida de la variedad arbequina, a la que siguió la picual, y en este mes se generalizará la tradicional y con más peso cornicabra.

Su presidente, Jesús Julián Casanova, destaca la “gran calidad” de una cosecha que verá mermada su marca media en un 50%, y no superará los 5 millones de kilos.

Una de las novedades de esta campaña están impulsar el bag in box de 5 litros de “Olirrubia arbequina”, pensado para el mercado español y estadounidense, así como el nuevo “coupage” o ‘Cosecha Temprana’, un AOVE multivarietal de arbequina y cornicabra.