La Solana retrasa las celebraciones por San Antón hasta el último fin de semana de enero

Gabriel Jaime La Solana
Reunión de la Hermandad de San Antón / Lanza

Reunión de la Hermandad de San Antón / Lanza

La Hermandad de San Antón de La Solana ha retrasado las celebraciones hsata el día 25 y 26 de enero para no coincidir con la despedida de la Virgen de Peñarroya. Entonces será la bendición de animales, la rifa de regalos, el reparto de roscos y las tres vueltas a la ermita de los animales

La Hermandad de San Antón ha retrasado la celebración de la festividad del santo patrón de los animales para no coincidir con la despedida de la Virgen de Peñarroya. Los actos se desarrollarán durante los días 25 y 26 de enero en la ermita que ha sido adecentada por el colectivo.

Directivos y hermanos se afanan estos días para preparar las fiestas en honor a San Antón. Lo hacen con mucha ilusión confiando en una masiva respuesta ciudadana, según indicó la tesorera Mari Cruz Candelas a la prensa local tras la asamblea general ordinaria celebrada en la tarde del sábado. Por eso, este año se retrasará la onomástica hasta el último fin de semana de enero, con el fin de no coincidir con las fiestas patronales.

El sábado 25 de enero por la tarde arrancarán las actividades con la bendición de roscos, la eucaristía y la tradicional lumbre. A las once de la mañana del domingo 26 de enero tendrán lugar las tres vueltas a la ermita, la bendición de animales y la rifa de regalos, que finalizarán con un vino de honor. En este sentido, Candelas agradeció la colaboración de Radio Horizonte La Solana por su campaña de recogida de obsequios que posteriormente se sortean en la fiesta.

Mejoras en la ermita y el entorno

La Hermandad de San Antón está acondicionando la ermita y aledaños de cara a las fiestas. Poco a poco, se hacen algunas mejoras. Esta vez le ha tocado el turno al baño: han chapado la sala y la han dotado de cisterna y lavabo, según anunció Candelas. También se han pintado los bajos de la ermita y se han quitado algunas hierbas. La tesorera indicó que los directivos cooperan para minimizar los gastos.

El objetivo es mantener la tradición de esta festividad y que las actividades previstas sean muy participativas, ya que la recaudación de la venta de roscos es uno de los pilares de la economía del colectivo que actualmente cuenta con poco más de 170 hermanos.