Dignidad en las condiciones laborales y de vivienda centran los objetivos de la Campaña de Temporeros de Cáritas

Javier Ruiz La Solana
Presentación de la iniciativa de Cáritas en La Solana

Presentación de la iniciativa de Cáritas en La Solana

Como cada año, Cáritas organiza en relación con otras instituciones la atención a estas personas, “pues tienen un valor y su dignidad es fundamental”, decía la directora de Cáritas en La Solana, Agustina Martínez, reclamando una vivienda y trabajo digno.

Cáritas Interparroquial ha presentado la campaña de temporeros, cuyo objetivo es escuchar a las personas que vienen a realizar el trabajo durante estos días, centrándose en su situación y escuchar las necesidades. Agustina Martínez, directora de Cáritas, y Angelines Jimenez, trabajadora social, han destacado que se organizarán distintos dispositivos de atención a personas temporeras.

Como cada año, Cáritas organiza en relación con otras instituciones la atención a estas personas, “pues tienen un valor y su dignidad es fundamental”, decía la directora de Cáritas en La Solana, Agustina Martínez, reclamando una vivienda y trabajo digno. Aunque oficialmente la campaña se inicia el jueves 6 de septiembre, ya han sido atendidos de forma espontánea en torno a 14 temporeros. La atención a los interesados será hasta el viernes 14 de septiembre en horario de 10 a 12.

En las personas atendidas hasta el momento, se ha comprobado que algunos tenían patrono, y otros venían buscando trabajo que se derivaron a posibles contactos para poder llevar cabo el contrato. De momento se les ha dotado de las ayudas correspondientes de un ‘vale’ de 10 euros de alimentos y productos básicos de higiene.
Referente a las viviendas, algunos de los temporeros no disponen de ellas y están viviendo en furgonetas, “siendo éstas situaciones que hay que darles solución”, decía la directora de Cáritas, haciendo un llamamiento a que las personas que dispongan de viviendas puedan alquilarlas.

La trabajadora social, Angelines Jimenez, indicó que se hace una acogida puntual a la persona que llega, que cuente su historia, la situación en la que vive, motivos de su desplazamiento y que piensa conseguir. También se realiza intermediación laboral, derivándose a los diferentes agricultores y colectivos, siendo una acogida que está coordinada en todo momento por las instituciones, servicios sociales y Cruz Roja.

De igual manera se informó que es responsabilidad del agricultor el que tiene que ayudar a conseguir y facilitar una vivienda digna, recordando que también se está en contacto con Cáritas Tomelloso y Cáritas Valdepeñas. Se destacó en la presentación de la campaña, que cada vez se ha notado una disminución de personas que vienen a trabajar de fuera, siendo principalmente temporeros de Bulgaria, Rumanía, Senegal o Marruecos, los que más se desplazan hasta La Solana, aunque también llegan personas de España, sobre todo de la zona de Andalucía. Este descenso progresivo roza las cifras de las 150 personas de años anteriores, a las 32 del último año.

En definitiva, Cáritas quiere hacer ver que “todos somos necesarios” y que todas las personas que trabajan en el campo en las distintas campañas agrícolas, necesitan un trabajo y vivienda dignas.