El colegio ‘San Luis Gonzaga’ de La Solana se vuelca en sus jornadas de la ciencia

Gabriel Jaime La Solana
Alumnos del colegio San Luis Gonzaga en plena actividad

Alumnos del colegio San Luis Gonzaga en plena actividad

El colegio San Luis Gonzaga de La Solana ha concluido con notoriedad las Jornadas de la Ciencia. Dos semanas de intensas y variadas actividades con la implicación de toda la comunidad educativa. El agua y la astronomía fueron el denominador común de un amplio programa que ha servido para visibilizar la puesta en marcha del nuevo laboratorio que se ha estrenado en el presente curso.

El centro diseñó las jornadas para dar cabida a todos los cursos, desde infantil a primaria, y también para que los padres fuesen partícipes de las nuevas metodologías implantadas tras la inauguración del novedoso laboratorio. Así lo indicó el director del centro, Miguel Díaz-Cano, a la emisora municipal Radio Horizonte.

Bajo el tema concreto del agua y de la astronomía, se confeccionaron las actividades repartidas en tres bloques distintos. Uno de ellos tenía como epicentro el nuevo laboratorio, donde los niños pudieron realizar múltiples experimentos ante la atenta mirada de sus progenitores.

Otro bloque tenía que ver con la importancia del agua en la higiene diaria, desarrollando talleres para aprender a cepillarse los dientes correctamente y obsequiando a los alumnos con unos kits de pasta y cepillo donados por la empresa Colgate. El tercer módulo se centró en un planetario, gracias a la colaboración de La Caixa, donde se trabajó la astronomía y alguna sesión de biología con los padres.

Durante las jornadas, también se celebraron unas charlas-taller sobre las aguas subterráneas a cargo de responsables de la Confederación Hidrográfica del Guadiana. Estas actividades estaban dirigidas al alumnado de 4º, 5º y 6º de primaria, según indicó el director.

El docente reconoció que llevaban mucho tiempo dando forma al laboratorio con la adquisición del material, la habilitación de las instalaciones y la formación de los maestros. La experiencia resultó más que satisfactoria, dijo Díaz-Cano, recalcando la implicación del claustro de profesores, alumnos y padres. Tras el éxito alcanzado, la intención es continuar por esta línea de trabajo.