El Ofrecimiento a la Virgen de Peñarroya recogió 24.965 euros en un día de tiempo espléndido

Aurelio Maroto La Solana
Luis Díaz-Cacho en el Ofrecimiento a la Virgen de Peñarroya / Lanza

Luis Díaz-Cacho en el Ofrecimiento a la Virgen de Peñarroya / Lanza

Los objetos más valorados fueron un rosario de Tierra Santa, subastado en 1.100 euros, y una serie de lotería, que llegó a los 650 euros. La puja terminó pasada la una de la madrugada con gran seguimiento por parte de los solaneros en uno de los días más emblemáticos del año. La recaudación fue menor que el año anterior, pero positiva

Eran poco más de la una del mediodía y el cielo se cubrió con negros nubarrones. Cayeron unas gotas de agua y aparecieron algunos paraguas. Todo el mundo miraba con voracidad la previsión en sus teléfonos móviles, que no presagiaban nada bueno.

A esa hora, la Banda Municipal interpretaba su tradicional concierto de pasodobles al aire libre, junto a la imagen de la Virgen de Peñarroya, que ya había salido al pórtico de la parroquia de Santa Catalina. La subasta comenzó sin saber cuánto podría durar. Los directivos de la cofradía estaban en guardia, a la espera de acontecimientos. Finalmente, el sol apareció en un cielo cada vez más azul.

En los prolegómenos, el alcalde cumplió con la costumbre de ser el primero en ofrecer, junto a la capitana de este año, Elena Padilla Montoya, y la presidenta de la cofradía, Rosa Sánchez. El grupo de coros y danzas del Centro de Mayores también bailó, como siempre, junto a la imagen.

El día más emblemático del año en La Solana

Felizmente, había sido una falsa alarma y el día se tornó en espléndido. En todos los sentidos. El domingo del Ofrecimiento a la Virgen de Peñarroya, probablemente el día más grande y emblemático del año en La Solana, se había enderezado y se disponía a ser vivido en todo su esplendor. La Plaza Mayor y alrededores permanecieron repletos, con bares, restaurantes y terrazas a rebosar, como siempre. Entre tanto, los pujadores se turnaban para dar salida a los muchos objetos llevados por la gente a los pies de su Patrona.

Así, hasta pasadas la 1.30 de la madrugada del lunes, cuando la subasta se cerró con una recaudación total de 24.965 euros. Supone un descenso de 3.200 euros respecto al año pasado y frena cuatro años de subidas consecutivas. Con todo, es una cantidad muy importante que la cofradía organizadora valora mucho. “No debemos plantear los ofrecimientos como un récord y tenemos que agradecer lo que el pueblo ha querido que recoja su patrona”.

“La valoración es muy positiva teniendo en cuenta las dudas por el tiempo. De no tener ofrecimiento a encontrarte con 24.965 euros es una bendición de Dios, un regalo de la Virgen y el Chatillo”, dijo la presidenta, Rosa Sánchez, en declaraciones a Radio Horizonte.

Un rosario de Tierra Santa y una serie de lotería

Durante la popular subasta salieron objetos de toda índole, entre ellos los más valorados. Un rosario de Tierra Santa traído por la propia presidenta salió por 1.100 euros, mientras que una serie de lotería ‘valió’ 650 euros y un cuadro de cerámica de la Patrona alcanzó los 400 euros. La puja terminó pasadas la 1.30 de la madrugada.

“Quiero dar las gracias a toda la gente que ha colaborado con nosotros y a todo el pueblo de La Solana en general”, decía la presidenta, encantada también con el trabajo de los pujadores y portadores. “Son fenomenales porque saben sacar el máximo a la gente”. Tampoco se olvidó de sus colaboradores más cercanos. “Gracias a la unión que tenemos en la Junta Directiva sacamos adelante tantas cosas como hacemos”.

Al margen del Ofrecimiento, Rosa Sánchez valoró el conjunto de actos desde la romería del fin de semana anterior. “Todo muy bien en una semana donde lo más importante es que no ha habido contratiempos”. “La romería fue muy buena y la semana de exaltación estupenda”.

Destacó el traslado de la imagen la tarde-noche del martes al antiguo asilo de ancianos y a las ermitas del Calvario y Santa Quiteria. “El hecho de que la Virgen pase por tu calle una vez en la vida emociona mucho a la gente”. En cuanto a la ofrenda floral del viernes, cree que gustó mucho la silueta de la Virgen con flores, novedad este año.

A la pregunta de cómo se invertirá ese dinero recaudado, explicó que están inmersos en un vestidor dentro del camarín para guardar todas las cosas de la Patrona, “y eso requiere un gasto importante”. “Hay que hacer un balance, pero los solaneros pueden estar seguros que ese dinero será bien invertido”, concluía.