La cooperativa Santa Catalina espera superar los 35 millones de kilos de uva

Aurelio Maroto La Solana
Un remolque en las instalaciones de la Cooperativa Santa Catalina de La Solana / Lanza

Un remolque en las instalaciones de la Cooperativa Santa Catalina de La Solana / Lanza

El presidente de la cooperativa Santa Catalina confirma que el arranque de vendimia será a finales de agosto. La previsión es batir un nuevo récord de recogida, hasta superar los 35 millones de kilos de uva

“Los plazos van más normales este año. Por los muestreos que estamos haciendo la campaña comenzará a finales de agosto”. El presidente de la cooperativa Santa Catalina, Pedro José Martín-Zarco, ha confirmado que el arranque de la vendimia 2018 contrasta con la del año pasado, donde la cooperativa abrió sus puertas el 8 de agosto. Además, espera un fruto y fuerte. Las lluvias de primavera mojaron las viñas lo suficiente y no está siendo un verano de fuertes calores, condiciones ideales para la correcta formación de los racimos. “La planta va a madurar bien porque no se ha asurado, así que esperamos una uva de gran calidad”.

En cuanto a cantidad, el recién llegado presidente tiene fe ciega en el socio y espera crecer. La cooperativa molturó el año pasado 34,5 millones de kilos, récord absoluto en sus más de 50 años de historia. Pero le objetivo este año es batirlo de nuevo. “Debemos superar los 35 millones y arrimarnos a los 40, no porque haya más cosecha sino por la confianza del socio”. A día de hoy, la cooperativa Santa Catalina tiene capacidad de envasado para absorber esas cantidades sin problemas, aunque todavía hay contratos pendientes para retirar vino.

La marca ‘Los galanes’ entra en Japón

Aún es pronto para hablar de novedades en el embotellado. “Estamos tomando muestras y echándole imaginación para ver si sacamos algo nuevo”. “Puede que haya alguna sorpresa”, avanzó el gerente, consciente de que hay que innovar. “Un puntal prioritario para nosotros es la exportación”. De hecho, la segunda referencia de la cooperativa después de la marca con DO ‘Los galanes’ es el Viñagal, un mosto parcialmente fermentado con gran impacto en la zona y que ya ha entrado en Japón. “Es cuestión de abrir los mercados”, concluía el gerente.