La Solana profundizó en el alzhéimer

Javier Ruiz La Solana
Josefa Chacón durante la conferencia sobre el alzhéimer celebrada en el Palacio Don Diego / Lanza

Josefa Chacón durante la conferencia sobre el alzhéimer celebrada en el Palacio Don Diego / Lanza

La investigadora Ana Martínez, del Centro de Investigaciones Biológicas, habló en detalle sobre el alzhéimer en una conferencia dentro de la programación de La Solana como "ciudad ciencia"

El auditorio del Palacio Don Diego, acogió la conferencia en la tarde del jueves,  ‘¿Qué sabemos del Alzheimer?’, a cargo de la investigadora del CSIC (Centro de Investigaciones Biólogicas), Ana Martínez, como parte del club de lectura del libro ‘El alzheimer’. La presidenta de AFAAD La Solana, Josefa Chacón, agradeció que el alzhéimer fuera protagonista de esta conferencia de ‘Ciudad Ciencia’ La Solana, donde se tratan asuntos como la visión general de la enfermedad.

Concretamente, la conferencia trató de responder de manera sencilla a las preguntas que suscita esta enfermedad, que asusta, cada vez está más cerca, entre amigos, familiares. También se mostraron algunas de las líneas de investigación que lleva a cabo el Consejo Superior de Investigaciones Científicas –CSIC-, para intentar tener fármacos que realmente puedan frenar el avance de este proceso que es devastador, tanto para el cerebro del paciente, aunque también para el corazón de las familias.

Ana Martínez, explicó la importancia de destinar recursos a esta investigación, “pues va ser la gran pandemia del siglo XXI”. Cada vez se vive más años y hay una estadística realmente exponencial en el que se indica que el mayor factor de riesgo es cumplir años. Con lo cual, y según estadísticas, para 2050  llegar a los 100 años será algo normal, pero más de la mitad tendrán alzheimer, “sumando la negativa que debido al descenso de natalidad, no habrá quien nos cuide”, decía la investigadora.

Martínez dio ánimos y mostraba la evolución del trabajo en las investigaciones de la enfermedad, “se necesita el apoyo de todos, de las familias, los enfermos necesitan de los investigadores”. Los propios investigadores también necesitan de la sociedad en general, para pedir a las fuerzas públicas mayor inversión en la investigación, pues invirtiendo en este campo se puede profundizar más e intentar frenar el avance de esta enfermedad.

La sintomatología es difícil de detectar

Del mismo modo, en la conferencia se destacó la dificultad de hablar de prevención en el alzhéimer, ya que es una enfermedad que a día de hoy no se sabe con exactitud las causas que la producen. Ahora bien, “sí se puede intentar favorecer aquellos actos o hábitos de vida que puedan mejorar la llamada reserva cognitiva”, aclaró Ana Martínez.

En cuanto a sintomatología, la investigadora aseguró que aunque es difícil detectarla. Sí que los primeros síntomas en principio suele ser la falta de memoria de los acontecimientos recientes, algo que iría en aumento con cambios en la conducta, pérdida de la orientación espacio temporal, se empiezan a olvidar los recuerdos, “y ya en las fases más finales se vuelve a como cuando se era bebé”. Es una enfermedad del sistema nervioso central, por tanto el resto del organismo está funcionando bien. Por tanto no es una enfermedad mortal, sino que el que fallece, lo hace con alzheimer.

Referente a la edad a la que suele aparecer, según las estadísticas, entre un 0,5 y un 5% de la población mayor de 65 años lo padece, a partir de ahí aumenta exponencialmente hasta afectar a más de un 50% de la población mayor de 85 años. Esto no quiere decir que personas con 40 o 50 años puedan tener alzhéimer, que son los menos, pues en el caso de ser así podría ser un caso de ‘alzheimer familiar’, o sea, que tengan un componente genético que se manifiesta en edades más tempranas y tiene una evolución más rápida.