Las apuestas deportivas crean “una escuela de ludopatía”

Gabriel Jaime La Solana
José Herrera, de la Asociación Terapéutica del Juego de Manzanares, ofreció una charla en el Palacio Don Diego de La Solana / Lanza

José Herrera, de la Asociación Terapéutica del Juego de Manzanares, ofreció una charla en el Palacio Don Diego de La Solana / Lanza

La Asociación Terapéutica del Juego de Manzanares habló de la ludopatía y de los nuevos riesgos de los centros de apuestas en una charla en el Palacio Don Diego. José Herrera habló de su propia experiencia como ludópata rehabilitado

“Las apuestas deportivas están creando una escuela de ludopatía. Tenemos un gran problema con esto y especialmente los jóvenes”. El presidente de la Asociación Terapéutica del Juego (ATEJ) de Manzanares, José Herrera, tiene claro que los centros de apuestas que proliferan por doquier son un peligro para la juventud y pueden ser nicho de futuros ludópatas. A través de una interesante charla contó los perjuicios que ocasiona el juego al narrar su experiencia propia como ludópata rehabilitado.

“El ludópata no nace, se hace, y un ludópata puede ser cualquiera”, argumentó a la prensa momentos antes de comenzar su discurso en el auditorio del Palacio Don Diego. Explicó que “poco a poco se crea una adicción que aumenta cuando tienes la necesidad de buscar el juego”.

En su caso particular, Herrera señaló que el juego destrozó su vida por completo y recalcó que lo que más le costó fue perder su dignidad como persona. “Cuando llegas a perder tu dignidad, lo pierdes todo. Se pierde la comunicación con los demás, la familia, aparecen las mentiras compulsivas y coges el dinero de donde sea para tapar la enfermedad”. En este punto agregó que “es duro robar el dinero de la hucha a tus propios hijos, perder la casa, el trabajo, la familia”. Después de una intensa lucha, poco a poco recuperó todo.

Herrera indicó que el juego es mucho más serio de lo que parece y ocasiona muchos problemas, “hay gente que está en la cárcel por el juego y que incluso han llegado a matar por el juego”, sentenció. La base fundamental es reconocer la enfermedad y luego pedir ayuda, “pero sólo pides ayuda cuando estás hasta el cuello”.

El riesgo de las apuestas desde el móvil para la juventud

También habló del potencial problema que suponen las nuevas casas de apuestas que se expanden por todo el país. “Los jóvenes tienen un gran problema con esto porque como tengan la desgracia de coger un premio, ya tenemos a posibles ludópatas”.

El representante del colectivo de ludópatas abogó por prevenir a la juventud y que los padres estén siempre alerta: “los padres no sabemos a qué juegan los niños y con las nuevas tecnologías pueden jugar desde el móvil a las apuestas”. Recalcó que “con las apuestas deportivas estamos creando una escuela de ludopatía”.

Como ludópata rehabilitado y como presidente de la Asociación Terapéutica del Juego, ofrece diversas charlas en colegios, institutos y colectivos para prevenir y ayudar a aquellos que hayan caído en las redes del juego. La sede de este colectivo está en la Calle Mayorazgo, 22 de Manzanares, en el edificio que comparten con Cáritas, y cualquier persona puede acudir a recibir ayuda de forma totalmente gratuita y con total confidencialidad.