Tractores y motos antiguas dominan por un día las calles solaneras

Aurelio Maroto La Solana
Motos clásicas

Motos clásicas

Aquellos tractores que motorizaron el campo español y aquellas motos que recorrieron nuestras rústicas carreteras de antaño aparecieron flamantes en la Plaza Mayor de La Solana. Por un lado, 22 tractores antiguos; por otro, 24 motos clásicas. Juntos, aunque no revueltos, pero con suficiente tirón como para ser objeto de culto de sus propietarios y pasto de curiosidad para los viandantes, ávidos de observar cómo eran aquellas máquinas, ahora mimadas como auténticas piezas de museo.

Las asociaciones de tractores antiguos y de motos clásicas organizaron su propia parada. Por la mañana, los tractoristas se concentraron en la zona de la plaza de toros y pocos después de la una del mediodía irrumpieron en la plaza. Minutos después, los motoristas también llegaban de su ruta matinal por carretera.

Tractores antiguos

Tractores antiguos

Luis Miguel Serrano y Pedro Marín explicaban a la prensa local cómo se habían organizado. “Hemos traído más tractores que el año pasado, algunos con casi 70 años de antigüedad”. En efecto, se podía ver un Deutz matriculado en 1953, otro de 1954, y algún Barreiros de una época similar. También había Massey Ferguson, John Deere, Ebro y otras marcas emblemáticas.

Juan Antonio Palacios y Juan José Díaz atendían a la prensa para explicar la esperada concentración, aunque solo con pilotos locales. Hicieron una ruta que llegó al paraje de El Peral. “Lo mejor de todo es que no se ha averiado ninguna moto”, bromeaba el presidente de la asociación. También rodaron reliquias del pasado entre Guzzi, Ossa, Montesa, Bultaco y hasta una SR. Algunas con 65 años de batalla.

El objetivo era exhibir y disfrutar a la vez. Los propietarios de estos tractores y estas motos cuidan sus máquinas como si fueran hijos. No es fácil encontrar repuestos y ponerlas en carretera, pero su sola presencia sobre el asfalto ya es un triunfo y un motivo de orgullo.