La temperatura de julio en Ciudad Real superó en 3,2º la media de los últimos treinta años

Belén Rodríguez Ciudad Real
Varios transeúntes, refrescándose en Ciudad Real durante el mes de julio / Clara Manzano

Varios transeúntes, refrescándose en Ciudad Real durante el mes de julio / Clara Manzano

El mes ha sido “extremadamente cálido y seco”, sin un día de temperaturas normales, tanto en las máximas como en las mínimas. La anomalía supercálida se prolonga en este inicio de agosto en el que la Aemet “no descarta” nuevas olas de calor

La temperatura media del mes de julio en Ciudad Real (29,2º)  ha superado en 3,2 grados la media de los últimos treinta años -en torno a los 26º-, lo que hace que julio de 2022, por si alguien tenía dudas, haya sido “extremadamente cálido y seco” (0,3 l/m2 de lluvia), según el balance de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Gráfico con las máximas y las mínimas de Ciudad Real capital en julio, similar al resto de poblaciones de la provincia / Aemet

Gráfico con las máximas y las mínimas de Ciudad Real capital en julio, similar al resto de poblaciones de la provincia / Aemet

Julio no ha tenido ni un día con temperaturas máximas o mínimas consideradas normales (entre 33º y 35º). Destaca una semana de calor extremo que coincide con la ola de calor del 9 al 18 de julio en la que la temperatura más alta superó los 41º, y las máximas estuvieron entre los 39 y los 40º, «valores anormalmente altos”, subraya Paloma Castro, delegada de la Aemet en Castilla-La Mancha.

Sin tregua en ninguna población

El calor intenso, generalizado y prolongado no ha dado tregua en ninguna localidad de la provincia, con Almadén como extremo, y casi ningún punto que destaque por temperaturas moderadas. Si nos quedamos solo con las temperaturas medias de las máximas que dan idea del calor que se ha alcanzado durante el día nos encontramos con el dato de 37,6º en Ciudad Real, 38,9º en Puebla de Don Rodrigo, 37,7º en Valdepeñas y 38,4º en Tomelloso.

El pico de la ola de calor fundió Almadén

El pico de la ola de calor, entre el 14 y el 15 de julio, pulverizó marcas de días consecutivos con temperaturas a más de 41º en el caso de Almadén, que junto con Talavera de la Reina dieron las temperaturas máximas del mes, rozando los 45 grados  en varias de las jornadas más tórridas.

Las mínimas también han sido tropicales (más de 20 grados) e incluso «ecuatoriales», bromea Castro, con noches de 25 o 26 grados de mínima (en realidad poco antes del amanecer, entre las siete y las ocho de la mañana, a la hora de dormir las temperaturas fueron más altas).

La anomalía sigue en agosto

Este panorama de calor extremo general, con máximas de entre 38 y 40º, sigue en agosto un mes que ha empezado prácticamente igual que finalizó julio: Almadén y Talavera volvieron a superar el martes los 42 y 43º de temperatura, respectivamente. “Llevamos con anomalía cálida prácticamente dese el 1 de julio”, cuenta Castro.

No se descartan más olas de calor

Lo peor es que no se esperan grandes cambios ni en la provincia ni en Castilla-La Mancha para los próximos días, peor, “no descartamos nuevas olas de calor”.

Solo las mínimas parecen moderarse algo, pero seguirán siendo tropicales, es decir, de más de 20º, en la franja de los 21º-22º de aquí al lunes 8 de agosto, jornada hasta la que si no hay ninguna nueva prórroga siguen vigentes las recomendaciones de no usar maquinaria en el campo en las horas centrales del día para evitar el riesgo de incendios, extremo como en julio durante el mes de agosto.